Más allá de los sueños

Elementos escatológicos presentes en la película

“Más allá de los sueños”

 

Más allá de los sueños, película protagonizada por Robin Williams, es una película con una fuerte impronta judeocristiana por los elementos esenciales de la escatología intermedia y futura, que implica la inmortalidad del alma y la doctrina de la retribución, de una recompensa post-mortem.

La muerte es considerada, no como el final de la existencia humana, sino como una etapa que asegura la posibilidad de vivir en un estado de felicidad creativa en un cielo personal, aunque con posibilidad de interactuar con otros “huéspedes”, especialmente familiares y amigos, o una vida de malaventuranza, por lo general eterna, aunque con una remota, pero viable posibilidad de pasar a un estado paradisiaco.

El cielo está representado como una situación de plenitud de múltiples anhelos, por lo general insatisfechos durante la etapa terrenal. Al parecer persisten situaciones no resueltas, referentes a las siempre complejas relaciones personales. No se trata, por tanto, de algo dado, sino que depende de la propia sensibilidad y de los propios anhelos de plenitud de cada persona.

En este contexto, el infierno es representado con una acumulación sistemática de seres humanos, como si fueran vegetales o trabajados en serie, pero con un solitario mundo interior donde los otros no tienen cabida, especialmente en el mundo caótico construido por los suicidas, donde se rumia el propio dolor, mientras se regodea en el sufrimiento. En fin, para la mayoría de los habitantes de la “Galaxia Infierno”, se trata de un egoísmo definitivo, de una cerrazón insuperable, sin escapatoria posible.

La única mención sobre Dios que recuerdo se da en la pregunta del protagonista a Albert “¿Y dónde está Dios?”. Respuesta: “En algún lugar, gritando que nos ama y preguntándose por qué no lo escuchamos”. Así que, parece ser que está ausente la noción de la visión de Dios, la visio beatifica, elemento esencial de la fe cristiana, que hunde sus raíces en las Sagradas Escrituras.

Sin embargo, por lo menos en la experiencia del protagonista, el paso al estado futuro se logra sólo al aceptar la propia muerte. Mientras se logra esto, que llega a experimentarse como un sueño, se es un “alma en pena”, si es lícito el uso de la expresión. Claro que hay personas que ayudan en este proceso, en la película que nos ocupa se trata de amigos y/o familiares ya fallecidos.

Un elemento extraño a la impronta judeo-cristiana lo constituye la reencarnación, presentada no sólo como posible, sino como un hecho incontrastable. Claro que también aparece como algo ajeno a la tradición orientalista de donde procede. La reencarnación se presenta como fruto de una decisión personal y como una forma de colaborar para que sigan naciendo los seres humanos. Se presenta, pues, una visión muy occidentalizada de la reencarnación, muy al estilo de la New Age y sus precursores.

En efecto, se nos presenta como algo positivo, deseado, digno de ser tomado en cuenta y no como se presenta en el mundo oriental, donde el esfuerzo ascético de muchos reencarnacionistas va encaminado a escapar del incesante ciclo de reencarnaciones y no de la búsqueda de reencarnarse incesantemente en pos del crecimiento personal.

En el caso de los protagonistas de esta trágica historia, el deseo de reencarnarse implicaría que el paraíso no es tan pleno como podría pensarse, por lo que la reencarnación es algo deseable, para vivir y revivir las relaciones interpersonales, especialmente de pareja.

Otro dato importante: la noción resurrección está ausente en la película, que opta por la reencarnación, como posibilidad de hacer mejor las cosas. Falta igualmente la dimensión cristológica y eclesiológica de la vida futura.

En fin, se trata de un collage sumamente interesante, por el uso abundante de los efectos especiales y el manejo de situaciones humanas, que tiene el mérito de ayudarnos a replantearnos muchas preguntas sobre el contenido de nuestra fe y la mejor manera de comunicarlo en la predicación, en la evangelización y en la catequesis.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s