APARICIONES MARIANAS Y NUEVA EVANGELIZACIÓN

 

Molina Prieto nos presenta en este artículo el carácter hagiográfico de las apariciones marianas, su rica experiencia espiritual, su dimensión profética, cristológica y eclesiológica, la posibilidad que nos ofrecen las apariciones marianas, no para proponer doctrinas nuevas, sino para guiar, evangélicamente, nuestra conducta cristiana. Otra gran aportación de las apariciones marianas es la presentación dinámica de la comunión de los santos.

La reflexión sobre el mensaje aparicionista mariano que hace Molina Prieto es muy ilustrativa, pues nos permite descubrir la actitud de la jerarquía de la Iglesia y del Magisterio ante estas manifestaciones marianas, que van desde una mera aprobación permisiva, una aprobación negativa y la aprobación positiva.

Nos ofrece unas listas más o menos exhaustivas de las apariciones marianas aprobadas, que han contribuido a la Nueva Evangelización, por diversos elementos: por su contribución a la reflexión y a la praxis en la línea de la conversión y a la santificación personal. De hecho, varios de los videntes han sido beatificados y canonizados; su aportación a la solidaridad con el Cuerpo Místico de Cristo, un sentido más vivo y acuciante de Dios, una vivencia práctica de la comunión de los santos, que se manifiesta en oraciones por los pecadores, intercesión por los alejados, actos de reparación, intercesión por la salvación de todos los hombres y la aceleración de la llegada del Reino de Dios.

Además, en las diversas apariciones se manifiesta el deseo de edificación de templos donde se tribute culto público, donde se manifiesta la fuerza carismática y profética de los mensajes marianos y si relación estrecha con el misterio de Cristo y de la Iglesia.

Hay, por tanto, una relación intrínseca entre las auténticas apariciones marianas y el proceso evangelizador. Recordemos que Ella es la primera Evangelizada y es Anunciadora del Reino. Pablo VI la ha llamado atinadamente como estrella de evangelización, pues es la más cercana a Cristo y la más cercana a nosotros, miembros del Cuerpo Místico de Cristo. De hecho, la Iglesia ha recorrido el camino de María, plenamente evangelizada y maternalmente evangelizadora. No extraña que las apariciones marianas subrayen el aspecto pneumatológico, es decir a la Persona y la obra del Espíritu Santo.

Las apariciones marianas reflejan que Ella está siempre activa en la Iglesia y en las almas y, por lo tanto, es importante redescubrir su hondo sentido evangelizador, precisamente gracias a sus profundos elementos pneumatológicos, cristológicos, eclesiológicos y su honda repercusión en la piedad popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s