Abundancia de sauces

Blog del P. Jorge Luis Zarazúa

LA FÓRMULA DEL BAUTISMO

¿Cuál es la fórmula más apropiada? ¿En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo o en el nombre de Jesús, como sugieren algunos grupos proselitistas?

 

 

Necesidad del bautismo

El que crea y se bautice se salvará (Mc 16,16).

 

Necesitan nacer de nuevo, desde arriba (Jn 3,7).

 

Bautícenlos en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Mt 28,19b).

 

En estos tres pasajes del Evangelio se ve la necesidad del bautismo. San Juan lo subraya también con estas palabras:

 

El que no renace del agua y del Espíritu

no puede entrar en el Reino de Dios (Jn 3,5).

 

¿Distintas fórmulas?

En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo…

Sin embargo, como puede verse, sólo en el Evangelio de san Mateo se nos presenta una fórmula para administrar el bautismo (Mt 28,19b) y es una fórmula trinitaria.

Si tenemos en cuenta que este Evangelio fue escrito en su forma actual hacia los años 80, podemos decir que refleja la fórmula que se usaba en el bautismo por esos años en las distintas comunidades cristianas.

Esta fórmula también está atestiguada en otros documentos del siglo I y II. Uno de estos testimonios es sumamente significativo pues aparece en la Didajé (Didach) o Enseñanza de los Doce Apóstoles, un documento escrito hacia el año 70 d.C., cuando aún vivían algunos cristianos de la generación apostólica. El documento dice lo siguiente:

 

Bauticen en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, en agua viva. Si no tienes agua viva, bautiza con otra agua. Si no puedes hacerlo con agua fría, hazlo con agua tibia. Derrama tres veces agua sobre la cabeza en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo (Capítulo 7).

 

Es decir, está atestiguado en la Sagrada Escritura y en escritos del siglo I que la fórmula utilizada en el bautismo es la misma que se utiliza hoy en día en la Iglesia Católica, en la Iglesia Ortodoxa, en las diversas Iglesias surgidas de la Reforma (luteranos, calvinistas (Reformados), anglicanos, etc.) y en la gran mayoría de los grupos proselitistas, pues proviene de un mandato concreto de Jesús, revelado antes de su Ascensión.

 

o en el Nombre de Jesús

Sin embargo, conviene notar que hay textos bíblicos en el Nuevo Testamento que nos hacen pensar en otra fórmula, que sería la más indicada puesto que es mencionada mayor número de veces que la fórmula trinitaria. De hecho, hay grupos proselitistas que piensan que la fórmula más apropiada para administrar el bautismo es en el nombre de Jesús y no con la fórmula que aparece en Mt 28,19b. Es el caso de “La Luz del Mundo”, “El Buen Pastor” y “Sólo Jesús”, entre otros. ¿Qué podemos decir al respecto?

Hay que decir que no se refleja en los Hechos de los Apóstoles una fórmula única, expresada en los distintos pasajes con las mismas palabras, por lo que no puede considerarse sin más como una fórmula bautismal. Veamos los textos dónde aparece la expresión.

 

Que cada uno de ustedes se haga bautizar en el nombre de Jesús (Hch 2,38).

 

Sólo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús (Hch 8,16).

 

Y mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo (Hch 10,48).

 

Al oír esto se hicieron bautizar en el nombre del Señor Jesús (Hch 19,5).

 

Levántate, recibe el bautismo

y lava tus pecados invocando su Nombre (Hch 22,16).

 

San Pablo nos dice en sus cartas algunas cosas acerca de la importancia del bautismo y los frutos que produce en el cristiano, pero no nos proporciona una fórmula para administrarlo, puesto que la considera conocida por sus destinatarios.

 

Al ser bautizados en Cristo Jesús,

hemos sido sumergidos en su muerte (Rm 6,3).

 

Todos se han revestido de Cristo,

pues todos fueron entregados a Cristo por el bautismo (Gál 3, 27).

 

Sin embargo estas palabras del Apóstol nos ayudan a entender las aparentes fórmulas bautismales que encontramos en Hechos de los Apóstoles.

 

 

Bautismo de Juan y bautismo de Jesús

Hay que señalar que en los tiempos apostólicos había, además del bautismo cristiano, el bautismo administrado por los discípulos de Juan Bautista y el bautismo administrado por otros grupos judíos de la época, que se administraba a los nuevos prosélitos. El caso de Apolo es muy ilustrativo pues su encuentro con el matrimonio conformado por Aquila y Priscila y, después, con el Apóstol san Pablo se realiza durante el tercer viaje misionero de san Pablo, es decir, entre el 56 y 57 d. C., acontecimiento que nos narra san Lucas en Hechos de los Apóstoles, redactado hacia el año 70 d.C.

 

Un judío, llamado Apolo, originario de Alejandría, hombre elocuente que dominaba las Escrituras, llegó a Éfeso. Había sido instruido en el Camino del Señor y con fervor de espíritu hablaba y enseñaba con todo esmero lo referente a Jesús, aunque solamente conocía el bautismo de Juan (Hch 18,24-25).

 

No es el único caso, como puede verse en el siguiente texto bíblico:

 

Mientras Apolo estaba en Corinto, Pablo atravesó las regiones altas y llegó a Éfeso donde encontró algunos discípulos; les preguntó: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando abrazasteis la fe?” Ellos contestaron: “Pero si nosotros no hemos oído siquiera que exista el Espíritu Santo”. Él replicó: “¿Pues qué bautismo habéis recibido?” “El bautismo de Juan”, respondieron. Pablo añadió: “Juan bautizó con un bautismo de conversión, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él, o sea en Jesús.” Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús (Hch 19,1-5).

 

Se trata, por tanto, de dos bautismos diferentes (el bautismo de Juan y el bautismo de Jesús), que se administraban por la misma época, es decir, más de veinte años después de la muerte y resurrección del Señor.

Que estos dos bautismos son distintos, lo podemos deducir de las palabras de Jesús al inicio de los Hechos de los Apóstoles:

 

Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días (Hch 1,5).

 

Por eso es comprensible que san Lucas, autor de los Hechos de los Apóstoles, subrayara que los discípulos de Cristo habían recibido el bautismo en el nombre de Jesús, para distinguirlo del bautismo de Juan y de otros bautismos administrados por otros grupos religiosos judíos de la época, como los esenios.

En efecto, el bautismo era una práctica común en el siglo I y no es exclusivo ni original de Juan Bautista o de Jesús. El bautismo se practicaba entre los judíos como un rito de entrada en una comunidad. Así, Jesús establece también el bautismo para integrarse al nuevo pueblo del Mesías. Sin embargo, se trata de un bautismo muy distinto, pues es un bautismo en el Espíritu Santo, que trae consecuencias muy importantes para el que lo recibe: Dios ofrece nada menos que el perdón de los pecados, derribando todas las barreras que mantenían al hombre lejos de él.

 

Conclusión

Como lo vimos al principio, la fórmula del bautismo más autorizada desde la generación apostólica es la fórmula trinitaria, que encontramos en Mt 28, 19b. Es la fórmula utilizada por la inmensa mayoría de las Iglesias cristianas y los grupos proselitistas. Así que, el supuesto “gran descubrimiento” que han hecho algunos pastores de los grupos pentecostales de que debe bautizarse en el nombre de Jesús, debe entenderse en el conjunto de los libros del Nuevo Testamento y en el contexto histórico.

Tanto la Biblia, como los documentos de la época post-apostólica y la práctica de la gran mayoría de iglesias y grupos cristianos presentan un testimonio unánime. Por eso la Iglesia católica sólo considera válido el bautismo que se administra “en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” y considera inválido el bautismo administrado por los grupos proselitistas que no creen en la Santísima Trinidad, como los testigos de Jehová y “La Luz del mundo”.

Concluyamos esta reflexión con este pasaje de la Escritura, donde se ve la dimensión trinitaria del Bautismo y la relación que tenemos con Dios Uno y Trino al recibir este sacramento:

 

En el bautismo volvimos a nacer y fuimos renovados por el Espíritu Santo que Dios derramó sobre nosotros por Cristo Jesús, nuestro salvador (Tit 3,5-6).

About these ads

noviembre 29, 2008 - Publicado por | Historia Eclesiástica, Teología

10 comentarios »

  1. Hola me parece una info muy buena… lástima q’ no me sirve mucho para mii tarea del colleee…

    besiiittiiitoosss

    CATE

    Comentario por caterina | octubre 12, 2009 | Responder

  2. felicitaciones magnifica respueta realidades que tenemos que haceptar la verdadera doctrina de jesucristo que fue rasmitida a los aportoles por medio del espiritu santo esa primera iglesia que sirgio con fuerza misionera despues de pentecostes esa iglesia donde jesus hizo su promesa en mateo 16,18 y mateo 28,20 adelante continuemos con esa susecion catolica apostolica romana.

    Comentario por deimon monzon | mayo 30, 2011 | Responder

  3. saben algo hermoso. al bautisar en el nombre de jesus estan inbolucrado el padre y el Espiritu Santo. porque los tres tienen el mismo nombre ke hermoso. jesus significa “JEHOVA SALVA” EL PADRE SE LLAMA JEHOVA yel Espiritu santo vendria en el nombre de jesus. by

    Comentario por geñito | noviembre 25, 2011 | Responder

  4. El 19 de marzo 2012 el Pastor Rodolfo Gonzales Cruz y otros pastores del Movimiento Misionero Mundial, bautizaron pronunciando la siguiente formula: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

    OMITIERON LA LETRA Y que sigue despues de la palabra PADRE ó que antecede a la palabra DEL HIJO.

    Es lo mismo suprimir letra o palabra de la formula establecida por Jesús como esta escrito en Mateo 28:19.

    ¿Con qué derecho o autoridad lo han hecho?
    ¿TIENEN VALIDEZ ESTOS BAUTISMOS?

    Buscar y Ver en YouTube :BAUTISMO 2012

    Comentario por verdadero christian | mayo 13, 2012 | Responder

  5. BIBLICAMENTE DIGAME CUANTOS SE BAUTISARON EN TITULOS .LA PALABRA DICE EN EL NONMBRE.I PADRE .HIJO .ESPIRITU SANTO ..SON TITULOS ..BAUTISATE EN EL NOMBRE DE JESUS PARA EL PERDON DE TUS PECADOS..

    Comentario por moris turcios | octubre 21, 2012 | Responder

    • Le felicito por su análisis y conclusión ya que esa formula es la verdadera. Sin embargo reitero mi pregunta (VER COMENTARIO 4. que antecede) SI SE SUPRIME O AUMENTA UNA LETRA O PALABRA DE LA FORMULA ES LO MISMO? ¿TIENE VALIDEZ UN BAUTISMO CON LA FORMULA EN LA QUE SE HA SUPRIMIDO O AUMENTADO UNA LETRA O PALABRA A LA ESTABLECIDA POR JESUS EN MATEO 28:19?

      Comentario por verdadero christian | diciembre 4, 2012 | Responder

    • Estoy muy agradecido por esta enseanza y les ruego me respondan a mi comentario que les envo.

      Date: Thu, 8 Nov 2012 02:51:16 +0000 To: elverdaderocristiano@hotmail.es

      Comentario por Verdadero Christian | diciembre 4, 2012 | Responder

      • Estimado amigo: debe ser con la fórmula correcta, que es En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
        De otra forma se está haciendo de manera inapropiada. Con relación a este grupo, me parece que no es válido el sacramento. Si alguien de aquí desea integrarse a la Iglesia debe bautizarse.

        Comentario por P. Jorge | diciembre 4, 2012

  6. selores muy buenas noches, toda la biblia es inspirada por Dios y no un Parte de ella POR LO QUE OPODEMOS CONCLUIR QUE LA BIBLIA ES LAPALABRA DE DIOS INOBJETABLE Y ES A SU PALABRA LA QUE DEBEMOS SUJETARNOS, PABLO DICE QUE EN PRESENCIA DE DOS O TRES TES TESTIGOS QUE CONSTE TODO ASUNTO,EN ESE SENTIDO ESTOY EN LA BUSQUEDA DE UN TESTIGO QUE HAYA SIDO BAUTIZADO EN LA FORMULA DE MATEO 28; 19 Y HASTA EL MOMENTO NO LA HE ENCONTRADO. POR OTRA PARTE ESAS NO ES UNA FORMULA TRINITARIA, ES LA PALABRA DEL SEÑOR JESUS (JEHOVA SALVA) A LOS APOSTOLES QUIENES LO ENTENDIERON MUY BIEN, POR LO CUAL PEDRO ENVESTIDO DEL ESPIRITU SANTO DECLARA: ARREPENTIOS Y BAUTICESE CADA UNO DE NOSOTROS EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO PARA EL PERDON DE PECADOS Y RECIBIREIS LA PROMESA DE L ESPIRITU SANTO. Y PORQUE EN EL NOMBRE DE JESUS? PORQUE EN NINGUNO OTROHAY SALVACION, PORQUE NO HAY OTRO NOMBRE DADO A LOS HOMBRES EN LA QUE PODAMOS SER SALVOS,,, POR LO TANTO SI QUIERES SER SALVO DEBES BAUTIZARSE PARA PERDON DE PECADOS Y HACER LA VOLUNTAD DEL SEÑOR EL CUAL ES VUESTRA SANTIFICACION.

    Comentario por jOSE rUIZ | enero 18, 2013 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25 seguidores

%d personas les gusta esto: