En la Santa Misa todos con la Biblia en la mano

La Biblia al alcance de todos
La Constitución dogmática sobre la divina revelación, popularmente conocida como Dei Verbum, señala que los fieles católicos “han de tener fácil acceso a la Sagrada Escritura” (DV 22). Sin embargo este ideal, propuesto por los Padres conciliares, está lejos de hacerse realidad. En efecto, se ha hecho poco para que la Sagrada Escritura esté al alcance de todos los católicos.
¿Cómo lograr que la Biblia pueda ser un libro familiar para cada católico? De una manera muy sencilla. Primero hay que favorecer que cada católico tenga su propia Biblia y que su lectura se haga imprescindible. No se trata nada más que el católico la compre para guardarla en algún rincón de su casa. Se trata de lograr que la Biblia sea el libro de cabecera de todo católico, que nutrirá de savia evangélica su espiritualidad y, por tanto,  todos los aspectos de su vida.
Por eso es importante empezar a darle a la Biblia, de una vez por todas, el lugar que le corresponde en la vida de la Iglesia y de cada católico.
He aquí algunas iniciativas prácticas.
Promover que los fieles católicos vayan a Misa
con la Biblia en la mano
Los Apóstoles de la Palabra proponemos que las lecturas de la Santa Misa, especialmente de la Misa Dominical, se hagan desde la Biblia, no desde el leccionario o el misal anual o mensual.
O, por lo menos, que la homilía esté centrada completamente en la Biblia. Así, el sacerdote indicará qué versículo está comentando, para que todos puedan ir siguiendo la reflexión y las aplicaciones a las situaciones actuales, puesto que se promoverá que todos los católicos acudan a Misa con su Biblia en la mano.
Para que los católicos sepan de antemano qué lecturas corresponden, sería conveniente colocar alguna pizarra para anotar las citas bíblicas de cada lectura y del salmo responsorial.
La Biblia en la procesión de entrada
Para que el católico note de una manera visual e impactante que la Biblia es el libro fundamental de la Iglesia, es recomendable que, en la procesión de entrada que se hace al inicio de la Misa, se lleve en alto el libro de la Biblia. Que no se lleve el Evangeliario, ni el Leccionario, ni ningún otro subsidio. De preferencia debe llevarse la Biblia más común en la parroquia, la que lleve la mayoría de los asistentes.
Lo importante es que el católico vea con sus propios ojos que la Biblia que se lleva en procesión es la misma, o muy parecida, a la que él lleva en sus manos. De esta misma Biblia puede hacerse la proclamación de cada una de las lecturas. Esto servirá para que el católico asimile visualmente la importancia de la Sagrada Escritura. En realidad el católico generalmente no tiene una conciencia clara de que en la Iglesia se lea la Biblia.
En efecto, muchos hermanos que anteriormente eran católicos y que ahora forman parte de algún grupo proselitista, dicen que en la Iglesia católica nunca se utiliza la Biblia, porque nunca lo percibieron visualmente.
Para que esto sea aún más visible, el sacerdote y quienes le ayudan en el altar, también deben llevar su propia Biblia. Cuando el sacerdote predique la homilía, debe tenerla en sus manos, indicando el versículo que comenta, leyendo algunos versículos en voz alta, explicándolos… es decir, utilizando ampliamente la Biblia.
Una revolución en la vida de la Iglesia
Los Apóstoles de la Palabra estamos convencidos que este pequeño, pero significativo cambio, puede revolucionar la vida de la Iglesia. En realidad, en las comunidades donde los Apóstoles de la Palabra estamos trabajando, lo estamos implementando con bastante éxito.
Los fieles católicos acuden a la Santa Misa, no sólo con la Biblia en la mano. Acuden también con alguna pequeña libreta y un lapicero para tomar apuntes, que seguramente le ayudarán a asimilar mejor el mensaje de la Escritura.
Hemos notado también que la aplicación de esta iniciativa mejora la predicación del sacerdote y potencia la comprensión del mensaje por parte de los fieles. Se logra también que la predicación sea más dinámica y eficaz, puesto que cada fiel católico va siguiendo atentamente la homilía, puesto que se hace un uso abundante de la Biblia.
Una iniciativa sumamente económica
Así, sin necesidad de implementar campañas muy costosas para la difusión de la Biblia, podremos hacer posible que la Sagrada Escritura esté al alcance de todos. Como pueden notar, no se necesitan grandes gastos para hacer realidad el sueño de los Padres conciliares. Sólo se requiere que cada sacerdote y cada obispo tengan en cuenta la importancia de esta iniciativa y la promueva en la parroquia o la diócesis a su cargo.
Cursos bíblicos antes o después de la Misa
Si queremos ir más lejos en esta iniciativa, podría impartirse un breve curso bíblico unos 10 o 15 minutos antes o después de la Santa Misa. Puede utilizarse nuestro folleto “Curso Bíblico para Niños”, un práctico folleto que consta de catorce lecciones y sumamente accesible por el estilo y el precio (cuesta apenas unos $7.00 [pesos mexicanos]).
Algo que se debe tener en cuenta es que aún no es el momento de hablar a la gente de inerrancia, canonicidad y tantos otros temas que es conveniente tratar después para los que se interesen en profundizar más el dato bíblico. Se trata, más bien, de que el católico se aproxime a la Biblia para tener una idea general de la Historia de la Salvación. Después, hay que aplicar este principio: “el que tenga más saliva, que coma más pinole”.
Para los que deseen profundizar más otros aspectos relacionados con la Biblia, se pueden organizar cursos en el horario y los días más convenientes. En este sentido, los Apóstoles de la Palabra tenemos material didáctico apropiado.
A sus órdenes
Amigo sacerdote: ¿te gustaría empezar esta iniciativa en tu parroquia? Los Apóstoles de la Palabra podemos asesorarte en esta noble tarea. Comunícate  con nosotros. Estamos a tu disposición.
Amigos celebradores de la Palabra y agentes de pastoral, ¿te gustaría que esta idea se implementara en tu parroquia o diócesis? Anímate a hablar con las personas indicadas.
Acuérdate: tú puedes contribuir a que todo católico tenga “fácil acceso a la Sagrada Escritura” (DV 22). Ayúdanos a hacer realidad este sueño. Únete a nuestra revolución.
Anuncios

2 comentarios

  1. yo pienso que implementar esto le romperia a la misa el rito liturgico y la gente no viviria la misa como se deve de hacer, pues estarian mas procupados por el lapiz papel etc. que la misma partisipacion liturgica, ya que para esto tiene que estar partisipando al 100 %.

    Me gusta

  2. BREVE CRÍTICA AL PROFETISMO JUDÍO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: La relación entre la fe y la razón expuesta parabolicamente por Cristo al ciego de nacimiento (Juan IX, 39), nos enseña la necesidad del raciocinio para hacer juicio justo de nuestras creencias, a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad mediante el discernimiento de los textos bíblicos. Lo cual nos exige criticar el profetismo judío o revelación para indagar la verdad que hay en los textos bíblicos. Enmarcado la crítica al profetismo judío en el fenómeno espiritual de la trasformación humana, abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana conceptualizadas por los filósofos griegos y sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.), y utilizando los principios universales del saber filosófico y espiritual como tabla rasa a fin de deslindar y hacer objetivo “que es” o “no es” del mundo del espíritu. Método o criterio que nos ayuda a discernir objetivamente __la verdad o el error en los textos bíblicos analizando los diferentes aspectos y características que integran la triada preteológica: (la fenomenología, la explicación y la aplicación, del encuentro cercano escritos en los textos bíblicos). Vg: la conducta de los profetas mayores (Abraham y Moisés), no es la conducta de los místicos; la directriz del pensamiento de Abraham, es el deseo intenso de llegar a tener una descendencia numerosísima y llegar a ser un país rico como el de Ur, deseo intenso y obsesivo que es opuesto al despego de las cosas materiales que orienta a los místicos; es por ello, que la respuestas del dios de Abraham son alucinaciones contestatarias de los deseos del patriarca, y no tienen nada que ver con el mundo del espíritu. La directriz del pensamiento de Moisés, es la existencia de Israel entre la naciones a fin de llegar a ser la principal de todas, que es opuesta a la directriz de vida eterna o existencia después de la vida que orienta el pensamiento místico (Vg: la moradas celestiales, la salvación o perdición eterna a causa del bien o mal de nuestras obras en el juicio final de nuestra vida terrenal, abordadas por Cristo); el encuentro cercano descrito por Moisés en la zarza ardiente describe el fuego fatuo, el pie del rayo que pasa por el altar erigido por Moisés en el Monte Horeb, describe un fenómeno meteorológico, el pacto del Sinaí o mito fundacional de Israel como nación entre las naciones por voluntad divina a fin de santificar sus ancestros, su pueblo, su territorio, Jerusalén, el templo y la Torah; descripciones que no corresponden al encuentro cercano expresado por Cristo al experimentar la común unión: “El Padre y Yo, somos una misma cosa”, la cual coincide con la descrita por los místicos iluminados. Las leyes de la guerra dictadas por Moisés en el Deuteronomio causales del despojo, exterminio y sometimiento de las doce tribus cananeas, y del actual genocidio del pueblo palestino, hacen evidente la ideología racista, criminal y genocida serial que sigue el pueblo judío desde tiempos bíblicos hasta hoy en día, conducta opuesta a la doctrina de la no violencia enseñada por Cristo __ Discernimiento que nos aporta las suficientes pruebas objetivas de juicio que nos dan la certeza que el profetismo judío o revelación bíblica, es un semillero del mal OPUESTO A LAS ENSEÑANZAS DE CRISTO, ya que en lugar de sanar y prevenir las enfermedades del alma para desarrollarnos espiritualmente, enerva a sus seguidores provocándoles: alucinaciones, cretinismo, delirios, histeria y paranoia; propiciando la bibliolatría, el fanatismo, la intolerancia, el puritanismo hipócrita, el sectarismo, e impidiendo su desarrollo espiritual. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s