LA NUEVA APOLOGÉTICA

LA NUEVA APOLOGÉTICA
Un apostolado eficaz para hacer realidad el sueño de Cristo:
la unidad entre sus discípulos.
En vísperas de su pasión, Jesús oró al Padre:
Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también SEAN UNO en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado (Jn 17,21).
¿Cómo lograr esto?
1) Fortalecer la unidad al interior de la Iglesia.
Primero que nada, los católicos debemos orar y luchar por la unidad entre todos los católicos: entre el Papa y los obispos, entre los obispos y los sacerdotes, entre los sacerdotes y los fieles laicos, y entre los distintos movimientos y asociaciones laicales.
En este caso, conviene recordar que, según San Pablo, todos los bautizados formamos el Cuerpo Místico de Cristo (Rom 12,3-8; 1Cor 12,4-31), por lo que conviene valorar el carisma que cada uno ha recibido para el bien de toda la Iglesia, valorándolo como lo que es: un don especial que el Espíritu hace a la Iglesia.
2) Evitar la división.
Cada católico, especialmente el católico comprometido, debe luchar para que los católicos no se salgan de la Iglesia Católica, aceptando otras propuestas religiosas. Es decir, el católico comprometido debe luchar para que no aumente la división. ¿Cómo lograrlo? Capacitándose para orientar al católico que tiene dudas. Se trata de ayudarlo a descubrir la riqueza de ser católico; es decir, la riqueza de ser miembro de la única Iglesia fundada por Cristo (Mt 16,18; 1Tim 3,15). Y esto es posible mediante la Nueva Apologética.
3) Pastoral de retorno.
Al mismo tiempo, se tiene que luchar para que los que ya abandonaron la Iglesia, puedan regresar a ella. ¿Recuerdan la parábola de la oveja perdida (Lc 15,4-7)? Muchos de los que han abandonado la Iglesia, se fueron por no conocerla bien y por desconocer la doctrina católica, sólidamente basada en la Biblia. Si nos preparamos, podemos aclarar las dudas que sembraron en ellos los grupos que tanto abundan en nuestros ambientes.
Para lograr este regreso, hace falta la predicación y el testimonio de vida. Si a esto le añadimos la oración, la participación de los sacramentos y el ayuno, podemos hacer mucho por la unidad, el gran sueño de Cristo (Jn 17,20-21). Claro que hace falta un mayor compromiso en la línea de la misión, implantando, por ejemplo, las visitas domiciliarias, para llegar a los más alejados.
4) Apóstoles de la Palabra:
al servicio de la unidad
Los apóstoles de la Palabra hemos tenido la gran alegría de poder ayudar a tantos hermanos nuestros a descubrir la importancia de ser católicos; y a muchos otros que abandonaron a la Iglesia de sus padres a volver a ella, llenos de gozo y compromiso.
Por eso vamos por aquí y por allá, tratando de fortalecer la fe de los católicos y cuestionando a los que han abandonando la Iglesia. Puesto que el amor de Cristo nos impulsa, nuestra misión no tiene fronteras: estamos trabajando en los Estados Unidos, casi todos los países de América Latina, y en Italia, España y Portugal. Ah, se me olvidaba, ya estamos haciendo incursiones apostólicas en algunos países de África.
Afectuosamente en Cristo Jesús,
Pbro. Jorge Luis Zarazúa Campa, fmap
Renato Leduc 231
Col. Toriello Guerra -Tlalpan
14050 México, D.F.
Tel. 01 55 56655379
Fax. 01 55 56654793
https://zarazua.wordpress.com
http://www.apostolesdelapalabra.org
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s