EL TEATRO: LA ESPECIALIDAD DE LOS APÓSTOLES DE LA PALABRA

EL TEATRO:

LA ESPECIALIDAD DE LOS APÓSTOLES DE LA PALABRA

Impacto duradero

Todos los Apóstoles de la Palabra hemos tenido la experiencia de lo impactante que resulta para los católicos el sociodrama que presentamos en los cursos y conferencias, en el que intervienen dos Apóstoles de la Palabra que actúan como testigos de Jehová: el pastor (o dirigente) y el aprendiz.

Todo mundo se involucra: los asistentes se ponen nerviosos, aplauden, intervienen cuestionando a los supuestos testigos de Jehová, aportan testimonios, se enojan, ríen, gritan… y aprenden. Un hecho es cierto: nadie queda indiferente. Al final, aún después de aclarar que todo fue una obra de teatro, no falta quien felicite al “convertido” por haber regresado a la Iglesia y los que felicitan a los dos actores por la excelente actuación.

Es que el teatro representa una manera privilegiada para impactar y trasmitir una enseñanza duradera. En el caso de este sociodrama, hay gente que lo guarda como un buen recuerdo para toda la vida, porque le ayudó a descubrir la importancia de pertenecer a la única Iglesia fundada por Cristo. Gracias a esta representación, muchos han descubierto que también los católicos podemos aprender citas bíblicas de memoria y responder a los distintos cuestionamientos que hacen los grupos proselitistas.

Ya quedó atrás el tiempo en que el no católico hablaba, “apantallando” a los fieles católicos. En suma, el sociodrama ha contribuido grandemente a aumentar la autoestima de los católicos.

 

Recurso pedagógico

Como pueden ver, el teatro representa un excelente recurso pedagógico. Es algo que debe caracterizar a los Apóstoles de la Palabra, puesto que, por la problemática que enfrentamos (Biblia y Apologética) y nuestro enfoque (eminentemente popular y catequético), el teatro representa uno de los medios más adecuados para transmitir nuestros ideales y la enseñanza de la Iglesia.

 

Entrenamiento

Evidentemente, para que el sociodrama funcione, es necesario un entrenamiento adecuado. Aquí es donde debemos enfocar la puntería, dedicando tiempo y esfuerzo a preparar adecuadamente los sociodramas.

Es una labor en la que tenemos que intervenir todos los Apóstoles de la Palabra: sacerdotes, seminaristas, hermanas y hermanos consagrados, laicas y laicos de todos los Departamentos.

Para lograrlo es conveniente reservar algún tiempo para ensayar el sociodrama, añadiéndole los elementos necesarios para que resulte impactante: chistes, preguntas para involucrar al auditorio, frases cuestionantes, retos, etc.

Es tiempo de dejar atrás la improvisación, el descuido en el vestuario y la búsqueda de utilería para el último momento.

 

Cassettes y folleto “Aprendiendo a dialogar con las Sectas”

Para asimilar bien los contenidos de los sociodramas que se refieren a las objeciones de los grupos proselitistas, contamos ya con dos audiocassettes y el folleto titulados “Aprendiendo a dialogar con las Sectas”. Escucharlos constantemente puede ser una excelente forma para tener una idea más clara de cómo debe presentarse cada sociodrama, añadiendo cada equipo los elementos más convenientes para adaptarlo al propio ambiente.

Es muy recomendable también la lectura del folleto, en el que se presentan las objeciones de los no católicos y la respuesta a cada una de ellas. Al leerlo, asimilaremos mejor la doctrina de la Iglesia católica sobre estos temas tan controvertidos.

En algunos casos, si así se cree conveniente, se puede presentar el sociodrama con el folleto en las manos, señalando a los asistentes la importancia de adquirir el folleto.

 

Biblia y sociodramas

Pero las objeciones de las sectas no son lo único que podemos presentar mediante obras de teatro. También muchos pasajes de la Biblia, pueden ser convenientemente actualizados y presentados mediante sociodramas: las parábolas y los milagros de Jesús (el hijo pródigo, el buen samaritano, la curación del leproso o del ciego de nacimiento…), la historia de los héroes bíblicos (David y Goliat, los siete mártires Macabeos y su madre, Juan Bautista, San Pablo…) y tantas enseñanzas más presentes en la Sagrada Escritura.

La Biblia es una verdadera mina en la que podemos buscar los tesoros maravillosos que el Padre ha preparado para nosotros, de tal manera que luego podamos hacer que el Pueblo de Dios desee buscar por sí mismo estas perlas preciosas, introduciéndolo en el extraordinario mundo de la Biblia. Se trata, pues, de un ideal que bien vale la pena cualquier sacrificio.

 

Algunas apreciaciones necesarias

En lo personal me resultan preocupantes algunos aspectos que deseo enlistar para una presentación más o menos exhaustiva, en espera de una profundización en este foro.

 

Improvisación

El diccionario define este término como “hacer algo de pronto, sin estudio ni preparación”. Y esta es, frecuentemente, la manera en que presentamos nuestras obras de teatro. Claro que hay también lo que se llama “preparación remota”, que consiste en ese bagaje cultural que nos proporciona ciertas aptitudes para armar una buena obra en poco tiempo. Sin embargo no todos contamos con ella. ¿Qué hacer entonces? Prepararse oportunamente.

 

Vestuario más adecuado

Es otro aspecto que hemos descuidado. Como que no hemos entendido que para representar a Jesús o a los Apóstoles no es suficiente cubrirse con una sábana.

 

Cultura de muerte

Está presente en muchas de las obras de teatro que se presentan por aquí y por allá en las Casas del Apóstol. Siempre se da en un contexto de lágrimas, dolor y muerte, sin una perspectiva más amplia en la línea de la esperanza cristiana y los valores evangélicos.

 

Humorismo excesivo

Es el extremo contrario. Como que resulta más fácil presentar alguna obra de teatro que divierta. Claro que en una convivencia católica hay que equilibrar adecuadamente los contenidos, presentando obras de teatro con finalidades distintas: transmitir una enseñanza, divertir, crear conciencia, etc.

El asunto es que no basta con que el pueblo se divierta. Además, en muchas ocasiones el pueblo se ríe más de la manera poco profesional en que actuamos o de la forma poco apropiada en que vestimos. Resulta patético que, cuando tratamos de presentar una obra de teatro con un asunto serio, los asistentes se rían porque no lo hacemos adecuadamente.

 

Propuestas

Para aportar alguna solución a toda la problemática planteada, hago las siguientes propuestas.

 

Taller de teatro

Sería conveniente organizar un taller de teatro, al que asistieran representantes de los Apóstoles de la Palabra de los distintos departamentos y las dos sociedades de vida apostólica. Estos serían los instructores para las zona o la diócesis en la que realizan su apostolado.

En este sentido, a reserva de lo que aquí se acuerde, el Departamento Editorial podría buscar a algún instructor adecuado. Los demás detalles (fecha más conveniente, lugar, costos, etc., asistentes) pueden definirse en este mismo foro.

 

Obras de teatro por escrito

Hay buena madera en algunos Apóstoles de la Palabra para la preparación de obras de teatro. ¿Por qué no recopilarlas para darles forma escrita, añadiendo algunas acotaciones o recomendaciones a tener en cuenta por los actores?

 

Vestuario más adecuado

Puesto que, generalmente, las obras de teatro que presentamos son en la línea bíblica o apologética, podría tenerse en las Casas del Apóstol un vestuario adecuado, mandado hacer ex profeso (a propósito).

 

Utilería

Lo mismo por lo que se refiere a otros accesorios: barbas, bigotes, etc., que pueden adquirirse en alguna tienda de disfraces. En este sentido es muy importante tener preparado todo lo que vaya a necesitarse para la escenografía (sillas, mesas, floreros, manteles, etc.) o representar mejor la obra (por ejemplo, si uno de los personajes va a pagar algo, necesita tener billetes de utilería).

 

Conclusión

Pongo estas ideas a su consideración, en espera de que lleguemos a algún acuerdo que resulte en beneficio de la evangelización y de un mayor profesionalismo entre nosotros.

Muchas gracias por su atención.

Anuncios

3 comentarios

  1. Saludos Padre Jorge.
    Estoy de acuerdo con la idea que propone para recibir una capacitación a través de talleres de teatro, ya que en todo arte se necesita de una preparación profesional para tener mejores resultados.
    Yo agregaría que con esta formación, en un futuro, además de poner estas obras teatrales por escrito, también se podrían videograbar, ya que sería un material muy útil en la evangelización y en la promoción vocacional.
    Su hermano en Cristo: Andrés.

    Me gusta

  2. Exelentes sugerencias padre;creo que con el tiempo los apsotoles de la palabra de todos los departamentos vamos experimentando todas estas necesidades. En mi experiencia como asesora de apostolines siempre senti la necesidad de un vestuario mas formal ya que los niños sobre todo son unos grandes artistas y las obras las lleguen a realizar con mucha seriedad. Incluso anduve investigando la vestimenta original de los tiempos de Abraham con la idea de que fuera mas real la obra. Llego a la conclusion que hace falta un equipo de hermanos que se forme en cada casa de apostol para que se encarguen de la confeccion de dichos vestuarios ya que hay muchas personas que se simpatizan con el movimiento y que no encuentran la manera de participar pero que saben confeccionar ropa o tienen mucha creatividad. Recuerdo a una mama de apostolin que vistio de mariachis a unos titeres. Podria incluso llegar a ser un departamento dentro de nuestra familia misionera ya que como dice el padre Amatulli hay que evangelizar por todos los medios posibles. Saludos padre. Su hija en Crsito: Paty Basurto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s