LAS PRINCIPALES ACTIVIDADES DEL PAPA

LAS PRINCIPALES ACTIVIDADES DEL PAPA
Del 10 al 16 de mayo de 2010

Martes 11 Inicia el viaje apostólico del Papa a Portugal. A las 11.00 de la mañana, después de haber aterrizado en el aeropuerto internacional Portela de Lisboa, el Papa fue recibido por el Presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, por el Patriarca de Lisboa, cardenal José Policarpo, y por otras autoridades eclesiales y civiles. El Papa realizó el recorrido en el papamóvil, con el cardenal José Policarpo, y por su secretario personal, monseñor Georg Gaenswein. Tras un breve descanso en la Nunciatura, Benedicto XVI se dirigió al Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém, donde le esperaba el Presidente, Aníbal Cavaco Silva, para la bienvenida oficial. En la tarde el Papa celebró la Santa Misa en el Terreiro do Paço de Lisboa.

Miércoles 12 Por la mañana el santo Padre tuvo el encuentro con el mundo de la cultura en el Centro Cultural de Belém de Lisboa en presencia de representantes de la cultura y el arte de Portugal. A medio día se encontró con el Primer Ministro en la Nunciatura Apostólica de Lisboa. En la tarde el Papa llegó al helipuerto preparado en el gran aparcamiento del nuevo estadio municipal de Fátima. Al llegar a Fátima, Benedicto XVI se dirigió a la Capilla de las Apariciones del Santuario para elevar una oración a María. El Santo Padre llevó de Roma una Rosa de Oro “como homenaje de gratitud del Papa por las maravillas que el Omnipotente” ha realizado por mediación de la Virgen “en los corazones de tantos peregrinos que vienen a esta tu casa materna”.

Por la tarde en Santo Padre realizó el acto de consagración de los sacerdotes al Corazón Inmaculado de María culminándolo con las vísperas en compañía de sacerdotes, religiosas, religiosos, seminaristas y diáconos que llenaban la moderna iglesia de la Santísima Trinidad. En la noche el Papa bendijo las antorchas de Fátima, al inicio del Rosario que presidió en la explanada del Santuario de Fátima.

Jueves 13 Por la mañana Benedicto XVI presidió la Santa Misa en la explanada del Santuario de Fátima, donde concelebraron 4 cardenales, 77 obispos y 1442 sacerdotes. La ceremonia comenzó con la procesión de la imagen de la Virgen de Fátima. Al terminar la celebración Eucarística el Papa dirigió unas palabras a los enfermos y luego dirigió un saludo a los peregrinos. Por la tarde el Santo Padre se encontró con las organizaciones de la Pastoral social en la iglesia de la Santísima Trinidad de Fátima. Más tarde se encontró con los obispos de Portugal en el salón de conferenciase de la Casa Nuestra Señora del Carmen de Fátima.

Viernes 14 Por la mañana el Papa celebró la Santa Misa en la Avenida dos Aliados de Oporto. A medio día, Benedicto XVI pronunció un discurso al despedirse de Portugal en el aeropuerto internacional de Oporto, para concluir su visita apostólica.

Domingo 16 El Santo Padre rezó la oración del Regina Coeli en la Plaza de San Pedro ante miles de peregrinos.

LA VOZ DEL PAPA

Lo que busca la Iglesia “De una visión sabia sobre la vida y sobre el mundo deriva el justo orden de la sociedad. Puesta en la historia, la Iglesia está abierta a colaborar con quien no margina ni reduce al ámbito privado la consideración esencial del sentido humano de la vida. No se trata de un enfrentamiento ético entre un sistema laico y un sistema religioso, sino más bien de una cuestión de sentido a la que se confía la propia libertad” (Discurso del Papa al llegar al aeropuerto de Portela, martes 11 de mayo de 2010).

Testimoniar a Cristo “La resurrección de Cristo nos asegura que ningún poder adverso podrá jamás destruir la Iglesia. Así, pues, nuestra fe tiene fundamento, pero hace falta que esta fe se haga vida en cada uno de nosotros. Por tanto, se ha de hacer un gran esfuerzo capilar para que todo cristiano se convierta en un testigo capaz de dar cuenta siempre y a todos de la esperanza que lo anima. Sólo Cristo puede satisfacer plenamente los anhelos más profundos del corazón humano y dar respuesta a sus interrogantes que más le inquietan sobre el sufrimiento, la injusticia y el mal, sobre la muerte y la vida del más allá” (Homilía durante la Misa celebrada en Terreiro do Paço, martes 11 de mayo de 2010).

La misión de la Iglesia “La Iglesia considera como su misión prioritaria, en la cultura actual, tener despierta la búsqueda de la verdad y, en consecuencia, de Dios; llevar a las personas a mirar más allá de las cosas penúltimas y ponerse en búsqueda de las últimas. Os invito a profundizar en el conocimiento de Dios así como él se reveló en Jesucristo para nuestra plena realización. Haced cosas bellas, pero sobre todo haced que vuestras vidas sean lugares de belleza” (Discurso a los representantes del mundo de la cultura portuguesa, miércoles 12 de mayo de 2010).

Consejos a sacerdotes y seminaristas “Permitidme que os abra mi corazón para deciros que la principal preocupación de cada cristiano, especialmente de la persona consagrada y del ministro del Altar, debe ser la fidelidad, la lealtad a la propia vocación, como discípulo que quiere seguir al Señor […] Esto supone evidentemente una auténtica intimidad con Cristo en la oración, ya que la experiencia fuerte e intensa del amor del Señor llevará a los sacerdotes y a los consagrados a corresponder de un modo exclusivo y esponsal a su amor.

La fidelidad a la propia vocación exige arrojo y confianza, pero el Señor también quiere que sepáis unir vuestras fuerzas; mostraos solícitos unos con otros, sosteniéndoos fraternalmente. Los momentos de oración y estudio en común, compartiendo las exigencias de la vida y del trabajo sacerdotal, son una parte necesaria de vuestra existencia.

Queridos seminaristas, que ya habéis dado el primer paso hacia el sacerdocio y os estáis preparando en el Seminario Mayor o en las Casas de Formación religiosa, el Papa os anima a ser conscientes de la gran responsabilidad que tendréis que asumir: examinad bien las intenciones y motivaciones; dedicaos con entusiasmo y con espíritu generoso a vuestra formación. La Eucaristía, centro de la vida del cristiano y escuela de humildad y de servicio, debe ser el objeto principal de vuestro amor. La adoración, la piedad y la atención al Santísimo Sacramento, a lo largo de estos años de preparación, harán que un día celebréis el sacrificio del Altar con verdadera y edificante unción” (Homilía de Benedicto XVI al presidir las vísperas en la iglesia de la Santísima Trinidad en Fátima, miércoles 12 de mayo de 2010).

La urgencia de hacer presenta a Dios “En nuestro tiempo, cuando en extensas regiones de la tierra la fe corre el riesgo de apagarse como una llama que se extingue, la prioridad más importante de todas es hacer a Dios presente en este mundo y facilitar a los hombres el acceso a Dios. No a un dios cualquiera, sino al Dios que ha hablado en el Sinaí; al Dios cuyo rostro reconocemos en el amor hasta el extremo, en Cristo crucificado y resucitado” (Discurso Al inicio del rosario, miércoles 12 de mayo de 2010).

Las consecuencias de la fe “La fe en Dios abre al hombre el horizonte de una esperanza cierta que no decepciona; indica un sólido fundamento sobre el que apoyar, sin miedo, la propia vida; requiere el abandono, lleno de confianza, en las manos del Amor que sostiene el mundo” (Homilía del Santo Padre en el Santuario de Fátima, jueves 13 de mayo de 2010).

Se necesitan auténticos testigos “Verdaderamente, los tiempos en que vivimos exigen una nueva fuerza misionera en los cristianos, llamados a formar un laicado maduro, identificado con la Iglesia, solidario con la compleja transformación del mundo. Se necesitan auténticos testigos de Jesucristo, especialmente en aquellos ambientes humanos donde el silencio de la fe es más amplio y profundo: entre los políticos, intelectuales, profesionales de los medios de comunicación, que profesan y promueven una propuesta monocultural, desdeñando la dimensión religiosa y contemplativa de la vida. En dichos ámbitos, hay muchos creyentes que se avergüenzan y dan una mano al secularismo, que levanta barreras a la inspiración cristiana” (Discurso del Papa durante encuentro con los prelados portugueses en Fátima, jueves 13 de mayo de 2010).

La misión y el alimento del cristiano “El cristiano es, en la Iglesia y con la Iglesia, un misionero de Cristo enviado al mundo. Ésta es la misión apremiante de toda comunidad eclesial: recibir de Dios a Cristo resucitado y ofrecerlo al mundo, para que todas las situaciones de desfallecimiento y muerte se transformen, por el Espíritu, en ocasiones de crecimiento y vida. Para eso debemos escuchar más atentamente la Palabra de Cristo y saborear asiduamente el Pan de su presencia en las celebraciones eucarísticas. Esto nos convertirá en testigos y, aún más, en portadores de Jesús resucitado en el mundo, haciéndolo presente en los diversos ámbitos de la sociedad y a cuantos viven y trabajan en ellos, difundiendo esa vida ´abundante´ que ha ganado con su cruz y resurrección y que sacia las más legítimas aspiraciones del corazón humano” (Mensaje durante la Misa en la Avenida dos Aliados de Oporto, viernes 14 de mayo de 2010).

INTERESANTE:

1. La Iglesia está con los presos

La Iglesia en Colombia ha presentado ante el Congreso un proyecto de ley que propone una rebaja de pena a los casi cien mil presos del país con motivo del Bicentenario de la Independencia, según anunciaron este martes los autores de la iniciativa.

La Dirección de la Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal expresó su deseo de que la historia de hace cien años, cuando decenas de presos salieron de la cárcel por la norma de 1910, con motivo del Centenario de la Independencia, se repita este año que se celebra el Bicentenario.

El sacerdote Andrés Fernández, director de la Pastoral Penitenciaria, presentó ante el Congreso un proyecto de Ley que propone conceder una rebaja de pena, de hasta una quinta parte, para todos los presos del país. Esta es una iniciativa que es un gesto de reconciliación en un país cien mil detenidos.

2. El pastor da la vida por sus ovejas

Un sacerdote murió al salvar a tres jóvenes de morir ahogados en la playa de Galgibaga, en la India, donde un grupo de su parroquia estaba celebrando un día de convivencia.

El padre Thomas Remedios Fernandes, de 37 años, vicario de la parroquia de Jesús, María y José de la aldea de Nuvem, no dudó en tirarse al agua para socorrer a tres jóvenes que gritaban pidiendo ayuda porque se habían adentrado en el mar agitado y se encontraban en dificultad.

Logró salvar a los tres jóvenes, dos chicas y un chico de entre 17 y 19 años, pero cuando estaba poniendo a salvo al tercero de ellos, sufrió un mortal ataque al corazón.
El suceso se produjo por la tarde y conmocionó a las más de sesenta personas que participaban en la excursión, en esta playa situada a 28 kilómetros al sur de la capital del estado indio de Panaji.

El sacerdote recibió asistencia y fue trasladado al hospital, donde los médicos constataron su muerte. Los tres jóvenes rescatados fueron dados de alta tras recibir los primeros auxilios.
En la comunidad católica de Goa se vive la pérdida del sacerdote con dolor, pero también con esperanza y admiración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s