¿Tuvo María más hijos?

images (8)
¿Tuvo María más hijos?
Análisis de pasajes bíblicos.
Colaboración de Anwar Javier Tapias Lakatt, Colombia
El tema de María ha dividido a católicos y protestantes. Uno de esos puntos de diferencia es la virginidad perpetua de María. Según la Iglesia Católica, María sólo tuvo a Jesús pero los protestantes argumentan con la Biblia que sí tuvo más hijos.
Cuando me encuentro con un protestante, sea evangélico, testigo de Jehová o adventista, y quiero ponerme en una tónica fundamentalista, se molestan. Siempre comienzo la conversación con la pregunta: ¿Dice la Biblia que María tuvo más hijos o más bien dice que Jesús tuvo más hermanos? Según ellos, yo no puedo colocarme en esa perspectiva (y pensar que ellos son los que toman todo al pie de la letra). Pero objetivamente, no es lo mismo, ya que por ejemplo podrían ser hijos de José y no de María. La verdad es que ninguno de ellos tuvo más hijos. Con un sencillo análisis genealógico y de gramática griega lo demostraremos.
Primero analicemos las citas usadas por los protestantes para decir que María tuvo más hijos. Es bueno decir antes que en NINGUNA cita se usa la expresión hijos de María, que es lo que los protestantes argumentan, pero en todo caso sigamos su argumentación.
“¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama  María su madre? ¿No son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? Y sus hermanas, ¿No están todas viviendo entre vosotros? (Mt 13, 55-56)
En ninguna parte dice hijos de María, lo que dice es hermanos de Jesús, pero fácilmente se demostrará quien es la madre de estos personajes.
“Oye, tu madre, tus hermanos y tus hermanas están afuera y preguntan por ti” (Mc 3, 32)
Cuando les pregunto a los protestantes, que por qué no creen en el purgatorio, me dicen: esa palabra no está en la Biblia. Yo les diría que, entonces María no tuvo más hijos, porque la expresión “hijos de María” o “María tuvo más hijos” tampoco aparece en la Biblia. En este caso, ellos sí recurren a otras artimañas para asegurar esto.
“Después de esto, Jesús bajó a Cafarnaún y con él su madre, sus hermanos y sus discípulos” (Jn 2, 12)
“Todos ellos perseveraban en la oración y con un mismo espíritu, en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos” (Hch 1, 14)
¿Por qué no decir: María, la madre de Jesús, y sus otros hijos? Que cada uno responda.
“Pero no vi a ningún otro apóstol, sino a Santiago, hermano del Señor”. (Gal 1, 18)
Parece que uno de los nombres mencionados en Mateo vuelve a aparecer. Entonces ¿Será que sí es otro hijo de María?
Además de estas citas se valen de dos mas. En la primera, la expresión hasta qué, hace pensar que después sí sucediera lo que se está narrando:
“Y no la conoció hasta que dio a luz un hijo al que José le puso el nombre de Jesús” (Mt 1, 25)
En la segunda, la expresión primogénito hace pensar que como fue el primero debieron haber más hijos.
“Y dio a luz a su primogénito” (Lc 2, 7)
Con las citas anteriores cualquier cristiano poco versado caería en el error de creer que María tuvo más hijos. Ahora llega nuestro turno de mostrar la verdad.
La cultura judía es una cultura patriarcal. En ella prima la autoridad paterna, y esta autoridad toma atribuciones lingüísticas tales que al referirse a un hermano de sangre toque aclarar: los hijos de mi padre, ya que decir hermano solamente pude referirse a cualquier grado de parentesco como: tío, sobrino, primo, etc. Esto ocurre porque en la lengua hebrea no existe la palabra tío, primo u otra. Veamos algunas referencias bíblicas:
“Abram tomó a Saray, su esposa, y a Lot, hijo de su hermano” (Gn 12, 5)
Aquí se ve claro que Abram es tío de Lot; sin embargo, mas adelante lo llamará su hermano:
“Así pues, Abram le dijo a Lot: Mira, es mejor que no haya peleas entre nosotros, ni entre mis pastores y los tuyos, puesto que somos hermanos.” (Gn 13, 8).
Existe un ejemplo en Deuteronomio, que puede iluminar sobre la diferencia gramatical entre hermanos de sangre.
“Maldito el que se acuesta con su hermana, hija de su padre o de su madre” (Deu 27, 22)
El autor tiene que especificar “hijo de” ya que decir solamente “hermanos” no indica ningún grado de consanguinidad específico.
Otro texto que puede hacer entender a los protestantes la diferencia entre hijos de madre y hermanos la encontramos en el salmo 69. Una vez en la página web de un protestante anticatólico encontré que argumentaban contra la virginidad de María usando este salmo el cual dice:
“Me volví como un extraño para mis hermanos, y como un advenedizo para los hijos de mi madre” (Sal 69,8).
Según este protestante, este salmo es mesiánico por lo que dice en el verso 10: “Me devora el celo de tu casa” de la cual hacen mención los evangelios en (Juan 2, 17). De aquí él deduce que Jesús sí menciona a sus hermanos de sangre. Realmente hay que tener una mente muy estrecha para pensar eso; ya que mirando el verso seis dice:
“Tú sabes, oh Dios, si me he extraviado, pues no te están escondidos mis pecados” (Sal 69, 6).
¿Tendremos acaso que llegar a pensar que Jesús pecó? Más bien diremos que hay unos versos mesiánicos pero que otros no. Lo que realmente importa de este texto es como hay una diferencia entre hermanos e hijos de madre, ya que el autor hace la distinción entre ambos.
Con esta explicación basada en gramática y citas del Antiguo Testamento debería bastar para mostrar que las referencias de los hermanos de Jesús no implica que sean hijos de María; pero aun así analicemos cuáles son esos supuestos hermanos.
Antes de entrar con los supuestos hermanos analicemos las expresiones antes mencionadas: hasta qué y primogénito.
Según el texto de Mateo, después que María dio a luz, daría a pensar que sí tuvo relaciones con José. La verdad es que el sentido en griego y hebreo es diferente al español. Para nosotros, hasta qué, indica una acción que se da posteriormente, mientras que para los judíos indica una acción que no sucede hasta dicho momento, sin mencionar lo que pueda suceder después. Con textos del Antiguo Testamento lo demostraremos.
“Y Micol, hija de Saúl no tuvo hijos hasta el día de su muerte” (2 Sam 6, 23).
Con una óptica protestante debería decir que Micol tuvo hijos después de muerta; porque como dicen que hasta su muerte indica lo que se hará en el futuro, entonces: una muerta dio a luz. Si se analiza bien la cita anterior, veremos que en la cultura judía, la expresión “hasta que”, hace mención a lo que ha ocurrido hasta cierta fecha, sin mencionar nada después. Igual sucedió con María. Mateo menciona que hasta el momento del nacimiento de Jesús, María era virgen; no está indicando nada de que esa condición virginal se perdiera después.
Ahora, vemos en Lucas una expresión sobre la primogenitura de Cristo. Muchos creen que primogénito significa el primero de varios, pero sólo indica el primero, sin importar si habrá más.
“Hijos de Moisés: Guerson y Eliezer. Hijos de Eliezer: Rejabías, el primogénito. Eliezer no tuvo más hijos, pero los hijos de Rejabías fueron numerosos” (1 Cro 23, 15-17).
Como se puede apreciar, Eliezer tuvo su primogénito, que fue su único hijo. Pensar que María tuvo más hijos porque a Jesús se le llame primogénito es no conocer las Escrituras, y pensar que somos los católicos los que supuestamente no las conocemos.
Ahora si llegaremos a conocer a los “hermanos” de Jesús:
El primer texto que usan los protestantes para argumentarle hijos a María es:
“¿No es el hijo del carpintero? ¿No se llama  María su madre? ¿No son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? Y sus hermanas, ¿No están todas viviendo entre vosotros? (Mt 13, 55-56)
Ya dijimos antes, que en ninguna parte se dice: hijos de María.
Miremos los cuatro nombres y memoricémoslos: SANTIAGO (Versión católica y de los testigos de Jehová) o JACOBO (Versión Reina Valera), JOSE, SIMON Y JUDAS.
Lleguemos a conocer quién es la madre de estos cuatro hermanos.
Comenzando por Mateo, lleguemos al momento de la cruz:
“Estaban también allí, muchas mujeres… de las cuales eran María Magdalena, y María madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo”  (Mt 27, 55.56)
De este texto podemos sacar lo siguiente:
· No se hace mención de María la madre Jesús.
·  Se menciona una María, madre de José y Santiago
·   Se menciona la madre de los hijos de Zebedeo: Santiago y Juan (Mt 10, 3)
De esto, vemos que Santiago el “hermano” de Jesús no es el mismo Santiago, hermano de Juan. ¿Pero esta madre será María? Ya en Mateo, esta mujer se presenta a Jesús, a pedirle los primeros puestos para sus hijos(Mt 20, 20-28). Vemos que no le dice hijo a Jesús, ni presenta a sus hijos como hermanos del mismo. Esta María no es la Virgen María
¿Entonces? ¿Esta María mencionada ahora será la misma del capítulo trece?. Lo que se puede analizar es que si María (la de Jesús) en verdad es madre de Santiago y José, Mateo no la nombre como madre de Jesús, sino como madre de los otros dos, esto es muy sospechoso.
Si leemos rápidamente los tres evangelios sinópticos, cuando Jesús escoge a sus doce discípulos vemos, que menciona a un Santiago, hijo de Alfeo, seguido de Judas Tadeo.
Si ya descartamos que Santiago el hermano de Juan sea el mismo del capítulo trece, nos queda demostrar si este hijo de Alfeo, en verdad es hermano de Jesús.
Pasemos a Marcos:
Marcos es el único que nos muestra la única parte en donde a Jesús se le llama: Hijo de María (Mc 6, 3), de ahí que nos cueste mucho creer la expresión protestante: los otros hijos de María, pues de Jesús la Biblia lo dice una sola vez, mientras los protestantes lo atacan todos los días.
“…entre las cuales estaban: María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé” (Mc 15, 40).
Vemos que ahora aparece Salomé, y vuelven a salir Jacobo y José. En este texto volvemos a observar a María magdalena, NO APARECE María, la de Jesús, y vuelve a aparecer una María, madre de Santiago y José.
Juan nos dará una gran pista para entender este misterio:
“Estaban junto a la cruz de Jesús, su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena” (Jn 19, 25). Miremos varias cosas: POR FIN APARECE MARIA, y sigue apareciendo otra María, ahora como esposa de Cleofás.
·        En todos los evangelios aparece María Magdalena
·        Sólo en Juan aparece la Virgen María
·        Pero vemos que siempre aparece una María, como madre de Santiago y José, o como esposa de Cleofás ¿Será la misma?
La respuesta la analizamos de la siguiente manera:
1. Santiago aparece como hermano de Jesús, y hermano de Judas, José y Simón
2.  La carta a los Gálatas nos menciona a un Santiago, hermano del Señor (1,18). Como se habla de Jerusalén, debe ser Santiago el Obispo. Este, llamado el menor, como dice Marcos (6,3), fue al mismo tiempo apóstol de Cristo. Como Jesús sólo tuvo dos llamados Santiago; y sabemos que uno es hijo de Zebedeo, y murió por Herodes; este otro debe ser el hijo de Alfeo.
3. Lucas (16,6) nos muestra que Santiago, hijo de Alfeo, es hermano de Judas Tadeo. Y sabemos que este Judas fue el autor de la Carta de Judas, la cual dice:  “Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo” (Jud 1, 1). Vemos que Judas se presenta como hermano de Santiago. En Mateo 13 aparecen un Judas y un Santiago, como hermanos de Jesús. Pero en su carta, Judas se proclama hermano de Santiago PERO NO de Jesús, de quien se llama siervo.
4.  De lo anterior concluimos que el Judas que aparece en Mateo 13, es el autor de la carta, y este no se proclama hermano de Jesús, mientras que si de Santiago, que también aparece como hermano de Jesús, y es el que Pablo vio en Jerusalén, autor de la Carta de Santiago. El nombre de Alfeo, su padre, es en arameo la traducción de Cleofás en griego. Con esto se demuestra que:
o       La María que aparece en la cruz como madre de Santiago y José, es la misma que aparece como esposa de Cleofás.
o       Cleofás es lo mismo que Tadeo, por tanto Judas también es hermano de Santiago y José, que aparecen en Mateo. Y se corrobora en la carta de Judas, donde menciona a su hermano santiago, pero no se dice igual de Jesús. Además, el Simón mencionado aparece en (Mt 10, 3) y (Hch 1,13)
+ Como la madre de estos nombres es hermana de la Virgen María, ellos son parientes de Jesús, mas no hermanos directos de sangre.
+ Entendiendo que entre los judíos no existía palabras para los parientes, no esta mal que a estos primos de Jesús, se les llamara hermanos.
Ahora, miremos otros argumentos para no creer en los “otros hijos de María”:
· Si Jesús tuvo más hermanos, debió entregarles a María a estos hermanos; pero lo que hace es dársela a Juan, hijo de Zebedeo. En la cultura judía, una mujer no debía quedar sin marido ni hijo, y si esto pasaba, alguien debía acogerla.
· En la cultura judía, un hermano menor no podía aconsejar a uno mayor, y a Jesús, sus hermanos le aconsejan que vaya a Jerusalén (Jn 7, 3), siendo que él es el primero
· En la anunciación, María no sabe como concebirá a Jesús, pues ella dice:
“¿Cómo será esto, pues no conozco varón?” (Lc 1, 34) Si María hubiera pretendido tener relaciones matrimoniales con José o con cualquier otro hombre más adelante, esta pregunta sería absurda. María desde siempre pensó en ofrecerle su virginidad a Dios, pues de lo contrario, al decirle el ángel que daría a luz, ella se hubiera imaginado tenerlo con José; pero su respuesta demuestra su firmeza en mantenerse virgen. Miremos el caso de Sara: cuando Dios le promete un hijo en su vejez, ella no pregunta cómo sería eso, pues obviamente ella supuso que lo tendría con Abraham; mientras que María no pensó así. Al contrario preguntó porque su ideal era ser virgen por amor del Reino de Dios (Mt 19, 12).
Si un hermano protestante ha sido honesto leyendo en su Biblia este estudio, debe reconocer que María siempre ha sido Virgen. Esta doctrina fue explicitada en forma de dogma en el Concilio de Letrán en el año 649, donde se expresa: “María fue virgen antes del parto, durante el parto, y después del parto”. También expresa el Concilio Vaticano II: … cuando la madre de Dios, llena de alegría muestra a los pastores y a los magos a su Hijo primogénito, que lejos de disminuir consagró su integridad virginal. (Lumen Gentium, cap. 8, 57)
Anuncios

9 comentarios

  1. Hola. Antes de nada decir que no soy protestante. Me llamó la atención la ambigua enseñanza que usted expone, defender la virginidad de María después de haber dado a luz al Mesías. Aunque no me interesa la ‘maestría’, si soy crítico de ello.

    ¿Por qué el evangelista Marcos en su capítulo 6 verso 3 narra como Jesús sí tenia familia? La Septuaginta de Jüneman, o la Nacar Colunga traducen correctamente este verso.

    El verso tres contiene dos palabras griegas muy provechosas. Usted tiene la palabra griega ‘adelfos’ que se traduce hermanos, el uso de esta palabra dependiendo del contesto puede ser “hermano o pariente”. La misma que emplea, Mateo 13,55 para hermanos. Con este enfoque su opinión puede tener razón, pues la pregunta que escribe Mateo, parece prestarse a ello. Sin embargo Marcos no emplea la palabra dentro de una pregunta, mas bien, en una afirmación, reforzando esta con una retórica.
    Pero olvidamos algo.

    Aquí el escritor Marcos escribe, tras una pregunta retórica, otra palabra griega relacionada con la anterior: ‘adelfe’. Esta palabra está relacionada con la relación natural, y se usa en ese verso para traducir hermanas, al igual que en Mateo 13:56.

    Fíjese usted en esto:

    Mateo 13: 56 “Y las hermanas de él ¿acaso no todas con nosotros están? (…)” Septuaginta

    Marcos 6:3 “(…) Y sus hermanas, ¿no viven aquí entre nosotros? (…)” NC

    Ambos versos emplean la misma figura retórica.

    Es de interés que esta palabra ‘adelfe’ también se emplea en Mateo 19:29 y ambos sabemos que en ese verso si se habla de la familia consanguínea.

    En resumen, tal vez, la idea de defender que María dejo de ser virgen al dar a luz a Jesús, empleando los ejemplos de si tenia o no tenia hermanos o hermanas, sea un tanto difícil de razonar. Pero de la misma manera que se expone esta opinión, también se debe de reconocer que es mucho más fácil “creer” que si tuvo mas hijos a que tuviera que ser virgen el resto de su vida. ¿No cree?

    been

    75.

    Me gusta

    • Sobre el término “hermano”, redactado por un rabino ortodoxo

      El idioma hebreo no es una lengua rica en expresiones, particularmente es pobre para expresar algunos estadios lingüísticos de parentesco; a diferencia de las lenguas occidentales como el latín y el griego, carece el hebreo de términos muy puntuales para designar a primos y cuando se habla de ellos simplemente se les llama hermanos. Es incontrovertible el hecho que ningún hebraísta ignorará que la palabra hebrea [`AJ] (aj), no se aplica solamente a hermano consanguíneo sino que también se aplica a parientes cualquiera que sea su grado en la escala genética. Pero todavía esta palabra posee un sentido más amplio y es cuando se aplica para señalizar que el HOMBRE de quien se está hablando es un simple amigo o aliado y que ocupan el mismo cargo. (aj), «hermano». Esta palabra tiene cognados en ugarítico y en la mayoría de las demás lenguas semíticas. Se constata unas 629 veces en hebreo bíblico, en todos los períodos. La acepción básica de [aj] es de «hermano varón» y este es su significado la primera vez que aparece en el texto: «Después dio a luz a su hermano» (Bereshit 4.2). El vocablo puede aludir a un hermano consanguíneo o a un hermanastro: «Anda, por favor, y mira cómo están tus hermanos» (Bereshit 37.14).

      Otro matiz de [aj] es «pariente consanguíneo». El término «hermano» se aplica al sobrino de Abraham: «Así recobró todos los bienes y también recobró a su sobrino Lot, sus bienes, y también a las mujeres y a la gente» (Bereshit 14.16 «hermano» «pariente» -95). Al mismo tiempo, este pasaje puede reflejar el sentido de un pacto entre «aliados» (cf. Bersh. 13.8). En Bereshit 9.25, [ja] claramente quiere decir «pariente»: «Maldito sea Canaán; siervo de siervos será a sus hermanos». Labán trata a su sobrino Jacob como [aj]: «Entonces dijo Labán a Jacob: ¿Por ser tú mi hermano, me servirás de balde? Dime cuál será tu salario»» (Bereshit 29.15; cf. «sobrino»; «pariente»). Antes de esto, Jacob se refiere a sí mismo como el [aj] del padre de Raquel (Bereshit 29.12).

      Las tribus tienen una relación de «Judá dijo a [la tribu de] Simeón su hermano: Sube conmigo al territorio que se me ha adjudicado» (Shoftim 1.3). El término (aj) puede usarse con respecto a alguien de la misma tribu: «Aquel en cuyo poder hallares tus dioses, no viva; delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tenga tuyo» (Bereshit 31 32; cf.; «parientes»). En otros pasajes el vocablo se refiere a un compatriota: «En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas» (Shemot 2.11).

      En varios pasajes, el vocablo [aj ] expresa «compañero» o «colega», o sea, un hermano por opción. Un ejemplo aparece en 2 Melajim 9.2: «Cuando llegues allá, verás allí a Jehú hijo de Josafat hijo de Nimsi. Entra, haz que se levante de entre sus hermanos, y llévalo a otra habitación» (-95; «compañeros»; cf. Yeshayáhu 41.6; Bamidbar 8.26). Más o menos en la misma línea se encuentra otra vez la acepción de «aliados»: «Entonces Lot salió a ellos a la puerta, cerró la puerta detrás de sí y dijo: ¡Por favor, hermanos míos, no hagáis tal maldad!» (Bereshit 19.6–7). Nótese este mismo uso en Bamidbar 20.14 y 1 Melajim 9.13.

      (Aj) puede ser un apelativo de cortesía, como es el caso en Bereshit 29.4: «Y les dijo Jacob: Hermanos míos [cuya identidad desconocía], ¿de dónde sois vosotros?»

      El vocablo (aj) a veces se refiere simplemente a lo más próximo o al prójimo: «Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano… del varón su hermano demandaré la vida del hombre» (Bereshit 9.5–6).

      Me gusta

  2. Estoy de acuerdo con usted de que probablemente Maria, la madre de Jesus, no haya tenido mas hijos, pero en lo que no estoy en en sus planteamientos finales, al decir que Maria, la madre de Jesus, se proponioa entregar su virginidad a Dios, el relato biblico de Mateo 1, declara que ella estaba desposada, es decir que habia asumido matrimoniarse con Jose y antes de coabitar ella queda en cinta y es cuando Jose decide dejarla, la version de Jerusalen, dice repudiarla. Si estaba casada o por casarse antes de la anunciacion como es que pretendia ser virgen para siempre?

    Me gusta

    • En la narración evangélica de la Visitación, Isabel, «llena de Espíritu Santo», acogiendo a María en su casa, exclama: «¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» (Lc 1,45). Esta bienaventuranza, la primera que refiere el evangelio de san Lucas, presenta a María como la mujer que con su fe precede a la Iglesia en la realización del espíritu de las bienaventuranzas.

      El elogio que Isabel hace de la fe de María se refuerza comparándolo con el anuncio del ángel a Zacarías. Una lectura superficial de las dos anunciaciones podría considerar semejantes las respuestas de Zacarías y de María al mensajero divino: «¿En qué lo conoceré? Porque yo soy viejo y mi mujer avanzada en edad», dice Zacarías; y María: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?» (Lc 1,18.34). Pero la profunda diferencia entre las disposiciones íntimas de los protagonistas de los dos relatos se manifiesta en las palabras del ángel, que reprocha a Zacarías su incredulidad, mientras que da inmediatamente una respuesta a la pregunta de María. A diferencia del esposo de Isabel, María se adhiere plenamente al proyecto divino, sin subordinar su consentimiento a la concesión de un signo visible.

      Al ángel que le propone ser madre, María le hace presente su propósito de virginidad. Ella, creyendo en la posibilidad del cumplimiento del anuncio, interpela al mensajero divino sólo sobre la modalidad de su realización, para corresponder mejor a la voluntad de Dios, a la que quiere adherirse y entregarse con total disponibilidad. «Buscó el modo; no dudó de la omnipotencia de Dios», comenta san Agustín (Sermo 291).

      Me gusta

  3. Porque siempre la disputa de si la Virgen Maria tuvo o no mas hijos,como dice ud , siempre se dice jesus maria y jose y desde la cruz jesus como entregandonos a nosotros a la proteccion de Maria hijo e ahi a tu madre y desligandose de todo lo terrenal mujer e ahi a tu hijo. Y por sobre todo Maria es la Madre de Jesus y como tal merece la admiracion y nuestro respeto por siempre.

    Me gusta

  4. Gracias por la Apologética muy bien explicado Felicidades siga con esta labor que Dios le ah encomendado , sigo al seminario del padre amatuli y a sus seminaristas Apóstoles de la palabra , Dios lo bendiga siempre !.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s