LOS CATÓLICOS: NUESTRA PREOCUPACION PRINCIPAL

LOS  CATÓLICOS
NUESTRA PREOCUPACION PRINCIPAL
 
Plan práctico de acción
para contrarrestar el avance de las sectas
 
Antes de preocuparnos por los que se salieron,
hagamos todo lo posible para que los que se encuentran dentro de la Iglesia no se salgan o dispersen por la acción destructiva de las sectas.
PRIMERA ETAPA
Elaborar un croquis o un mapa de cada ranchería, pueblito, cuadra, colonia o barrio, señalando con distintos colores las familias católicas, protestantes o no creyentes.
a) Detectar a los católicos practicantes, es decir, perseverantes, que llegan periódicamente a la Iglesia (capilla, grupo, asociación o movimiento), señalándolos con un color fuerte, por ejemplo, rojo.
b) Detectar a los católicos no practicantes, es decir, no perseverantes, que no se acercan a la Iglesia o lo hacen solamente con motivo de algún acontecimiento especial (fiesta patronal, boda, difunto, bautismo, quince años, etc.), señalándolos con un color más suave, por ejemplo, rosa.
c) Detectar a los hermanos separados, señalando cada grupo con un color diferente (testigos de Jehová, Mormones, Adventistas del Séptimo Día, pentecostales, etc.).
d) Detectar a los no creyentes, con otro color especial.
SEGUNDA ETAPA
Preparar gente capacitada para atender a las distintas categorías de personas, empezando por los católicos.
 
a) Católicos practicantes.
Es suficiente darles breves temas en la catequesis y presacramental, antes de la Santa Misa o la celebración de la Palabra, en la reunión del grupo, etc.
b) Católicos no practicantes.
Hay que visitarlos en su casa, tratando de aclararles la diferencia entre la Iglesia católica, fundada por Cristo, y las sectas, fundadas por hombres. Además, es importante ir aclarándoles las dudas que les vayan poniendo las sectas proselitistas. En la manera de lo posible, hay que ir despertando en ellos el deseo de acercarse más a Dios, acercándose más a la Iglesia.
c) Hermanos separados.
Contar por cada grupo con agentes de pastoral especializados.
d) No creyentes.
Mediante un sistema de visitas domiciliarias, tratar de acercar a los alejados y no creyentes, dándoles el primer anuncio de la salvación (Kerigma) a los que lo aceptan.
CONCLUSIÓN
Primero hay que atender a los que están dentro de la Iglesia, es decir a los católicos, sean practicantes o no.
Después hay que preocuparse por los que están fuera de la Iglesia, es decir los que se salieron de la Iglesia y se encuentran en los grupos proselitistas.
No vaya a suceder que, por querer convencer a los de afuera, descuidemos a los de adentro y los vayamos perdiendo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s