LA RELIGIOSIDAD POPULAR. –Un verdadero enredo–

LA RELIGIOSIDAD POPULAR

–Un verdadero enredo–

Por el P. Flaviano Amatulli Valente, fmap

En el fondo, ¿qué es la religiosidad popular? Una mezcla entre creencias y prácticas ancestrales y conceptos, valores y ritos cristianos, más todo lo que el amplio mercado religioso ofrece continuamente a todo tipo de creyente. Tiene mucho que ver con la brujería, la astrología, la Nueva Era, las religiones orientales, etc. Todo cabe en la religiosidad popular.

¿Qué hacer en este caso? ¿Tratar de eliminarla? ¿Para qué? ¿Para que la gente se quede sin apoyo alguno ante la adversidad, las normales dificultades de la vida o el más allá? En el fondo, la religiosidad popular representa el sentir más profundo de cada ser humano y una muleta más para enfrentar con cierta tranquilidad los problemas de la vida y el mundo de lo sobrenatural. Por lo tanto, hasta que no se sustituya con algo mejor, es preferible dejar las cosas como están.

Lo malo es cuando gente de Iglesia, encargada de la formación cristiana del pueblo católico, vive sin más ni más de la religiosidad popular y se encarga de transmitirla a los demás así como es, sin ninguna preocupación por purificarla y así ayudar al creyente a dar un paso en adelante en su relación con Dios. Y lamentablemente no se trata de casos aislados, sino de una praxis muy generalizada entre nosotros. Tanto que los mismos textos de teología y los catecismos muchas veces eluden toda la problemática relacionada con la religiosidad popular, dejando a cada quien la responsabilidad de enfrentar bajo su propia responsabilidad una problemática demasiado complicada con el resultado que todos conocemos, de un catolicismo demasiado débil, inseguro y expuesto a sucumbir ante la mínima dificultad, como ampliamente nos está demostrando la presencia entre nosotros del proselitismo religioso, que precisamente por esta situación está haciendo estragos en nuestras filas.

¿Se han preguntado alguna vez porqué la Misión Continental aún no logra despegar? Porque nuestra gente, incluyendo a los curas, las religiosas y el laicado comprometido, tiene que ver demasiado con la religiosidad popular y por lo tanto se siente totalmente incapaz de realizar algo tan serio como una verdadera Misión Continental. En realidad, dada la presencia de los grupos proselitistas, ésta necesita la participación de gente conocedora de su fe y practicante. Y es donde los seguidores de la religiosidad popular no la hacen. Por eso todos los intentos por realizar la Misión Continental, contando con la participación de este tipo de católicos, han fallado y seguirán fallando.

¿Hasta cuándo? Hasta que no surja un nuevo tipo de catolicismo con clero, vida consagrada y laicado comprometido, que salgan de los movimientos apostólicos y estén acostumbrados a vivir y manejar debidamente los temas de la conversión y el discipulado. Solamente entonces se darán las condiciones necesarias para poder organizar una verdadera Misión Continental, que logre hacer despertar a las masas católicas en orden a una vida realmente cristiana. Mientras tanto seguiremos con nuestras fiestas, estatuas, ritos y devociones particulares, que constituyen lo propio de la religiosidad popular, aparentemente católica pero al mismo tiempo imbuida de elementos que no tienen nada que ver con el auténtico espíritu cristiano.

A veces me pregunto: ¿Qué haría hoy en día el profeta Isaías si volviera entre nosotros? Sus palabras, llenas de fuego sagrado, vuelven a resonar en mi mente y tiemblo:

“Detesto sus solemnidades y fiestas. (…)

Aunque multipliquen sus plegarias, no las escucho.

Sus manos están llenas de sangre”. (Is 1, 14–15)

¡Cuántas veces he oído decir: “Yo me llevo muy bien con todos. Hasta los narcotraficantes me respetan”! Les contesto: “Para ti lo único que vale, es tu interés personal. Lo demás no te importa. No te importa que uno sea catequista o narcotraficante. Si paga, tiene derecho a lo que sea. Y visto que el narcotraficante cuenta con más dinero…”.

Pues bien, en esto consiste precisamente la religiosidad popular: en manejar las cosas de Dios con la mentalidad del mundo, sin fijarse en la profunda contradicción que existe entre la manera de pensar de Dios y la manera de pensar del mundo, la manera de ver las cosas con los ojos de Dios y la manera de verlas con los ojos del mundo. ¿Recuerdan lo que dice al respecto la Palabra de Dios? “Quien ama al mundo, no posee el amor del Padre” (1Jn 2, 15).

Conclusión: es tiempo de poner manos al arado, antes que sea demasiado tarde y nuestras masas católicas, completamente defraudadas, nos den la espalda y opten por otras propuestas religiosas en busca de agua más limpia y aire más puro.

PREGUNTAS

1. ¿Cómo ves a las masas católicas, sumidas en la así llamada Religiosidad Popular?

2. ¿Cómo se siente el católico ante el acoso sistemático de los grupos proselitistas?

3. Sugiere alguna iniciativa práctica que pueda ayudar al católico a pasar de una fe de tradición a una fe de convicción.

Anuncios

Un comentario

  1. La verdad que este escrito refleja lo que es la iglesia hoy dia, con mucha pena pero asi es por elemplo aqui en Ohio Cleveland segun se aparese una virgen la cual es una mentira,y la cual ya fue investigado y vetada, por el Obispo del area con un decreto oficlal, y sucede que mismos sacerdotes de Chicago organizan pelegrinaciones, a este lugar, y esto entra en la religiosidad popular.
    Yo mismo ya realize un programa de radio en el cual hable al respecto, y varias personas me llamaron y preguntaron que si es mentira por que en sus Iglesias los sacerdotes realisan escursiones, la verdad yo no entiendo, que piensan nuestros pastores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s