Cantamisa

El 12 de agosto de 2009, en el Altar Mayor de la Basílica de Guadalupe, celebró la primera misa el neosacerdote, P. Mayolo Cruz Hernández, fmap, ordenado el 9 de agosto de 2009. El responsable de esto fue el P. Juan Barranco Hernández, quien hizo lo posible para que la celebración se realizara.
Fue un acontecimiento muy bello. Lo acompañamos el P. Juan Barranco Hernández y un servidor, P. Jorge Luis Zarazúa Campa. El P. Mayolo nos pidió predicar ese bello día. Lo hizo en primer lugar el P. Barranco y después un servidor.
Por gracia de Dios, tuve el gusto de realizar los estudios teológicos al lado del P. Mayolo. Me dio gusto acompañarlo en esta su primera Misa y dirigirle algunas palabras, tomadas de la carta a los Hebreos: Tú eres sacerdote para siempre.
El 15 de agosto de 2009, en Vega de Monteceli, municipio de Hueytamalco, Puebla, el P. Mayolo celebró una misa solemne, rodeado de todos sus seres queridos, especialmente su mamá, Doña Victoria Hernández, y su hermano mayor, Agustín, quien, habiendo fallecido su padre, representó para el P. Mayolo una figura paterna, juntamente con su hermano Aarón.
¡Qué bonita experiencia! Aquí predicó el P. Amatulli, quien realizó una interesante entrevista al P. Mayolo y dio el micrófono a aquellos que quisieron hacerle alguna pregunta al neosacerdote o decirle algunas palabras. Destacó la participación de la hermana Alejandrina Ponce Ortega, quien hace ya quince años realizó una misión en Monteceli e invitó a un joven catequista a dar un año de servicio a la Iglesia. Si, adivinaron; ese catequista era el P. Mayolo.
¡Qué trascendente es la promoción vocacional! A través de ella colaboramos con el Señor para seguir dando pastores a la Iglesia.
Anímate a ser un promotor vocacional. No sabemos a quién llamará el Señor a través de ti.

Tu es Sacerdos in aeternum

Quise decirle estas palabras al P. Mayolo Cruz Hernández en la primera Eucaristía que presidió, el pasado 12 de agosto, memoria de Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), en la Basílica de Guadalupe.

Así es, P. Mayolo, tú eres sacerdote para siempre. Felicidades.

¿Qué es lo mejor que podemos hacer cuándo hay un nuevo sacerdote? Orar por él y por todos los sacerdotes.

Vamos a hacerlo juntos:

ORACION POR LA SANTIFICACIÓN DE LOS SACERDOTES

De santa Teresita del Niño Jesús

Oh Jesús que has instituido el sacerdocio para continuar en la tierra
la obra divina de salvar a las almas
protege a tus sacerdotes (especialmente al P. Mayolo Cruz Hernández)
en el refugio de tu SAGRADO CORAZÓN.
Guarda sin mancha sus MANOS CONSAGRADAS,
que a diario tocan tu SAGRADO CUERPO,
y conserva puros sus labios teñidos con tu PRECIOSA SANGRE.
Haz que se preserven puros sus Corazones,
marcados con el sello sublime del SACERDOCIO,
y no permitas que el espíritu del mundo los contamine.
Aumenta el número de tus apóstoles,
y que tu Santo Amor los proteja de todo peligro.
Bendice Sus trabajos y fatigas,
y que como fruto de Su apostolado obtenga la salvación de muchas almas
que sean su consuelo aquí en la tierra y su corona eterna en el Cielo. Amén