Carta abierta a los Señores Curas acerca de la MISIÓN CONTINENTAL

Carta abierta a los Señores Curas acerca de la MISIÓN CONTINENTAL

 

Muy Señores Míos:

La gracia y la paz del Señor Jesús los acompañe siempre y los llene de santo celo por la causa del Evangelio.

El motivo de la presente es el deseo de compartir con ustedes algunas inquietudes acerca de nuestro papel en la Misión Continental, que ya está dando sus primeros pasos por todas partes. Como es fácil intuir, no se trata de un compromiso que tiene que ver solamente con los laicos comprometidos. Se trata de algo esencialmente eclesial, que por lo tanto exige la participación de todos: clero, laicado y vida consagrada. Además, una Misión de este tipo, para tener éxito, necesita tomar en cuenta todos los aspectos de la vida eclesial, no solamente el aspecto intimista de un mayor acercamiento a Dios de parte de los católicos alejados.

 

Estructuras de pecado

¿Qué podemos pensar al constatar el abandono generalizado de nuestras masas católicas? Parecen “ovejas sin pastor” (Mc 6, 34). Que algo anda mal entre nosotros. Alguien dirá: “¿Qué culpa tengo yo? Yo hago lo que puedo”. Así es, cuando se trata de algo que rebasa la responsabilidad de una determinada persona. En este caso se habla de pecado comunitario, en que nadie tiene la culpa y todos la tenemos.

Entonces, ¿por qué no hacemos a nivel de Iglesia el mismo tipo de análisis que acostumbramos hacer a nivel de Sociedad? En concreto, ¿qué pensamos cuando vemos a un grupo humano, una región o un país, sumido en la miseria y el abandono? ¿A quiénes en primer lugar responsabilizamos de la situación: a las masas populares o a las autoridades y las clases más pudientes? Pues bien, ¿por qué no hacemos lo mismo dentro de la Iglesia? ¿Acaso la Iglesia no es una sociedad y por lo tanto no está sujeta a los mismos riesgos que cualquier otro tipo de sociedad, donde los instalados y privilegiados del sistema no se preocupan y hasta se aprovechan de los demás?

 

Conversión institucional

Es lo que necesitamos con urgencia dentro de la Iglesia: algún signo visible, que hable a toda la comunidad católica de una actitud de conversión que venga desde arriba. Y vaya que en este aspecto hay mucho que hacer. Pensemos en el trato con los feligreses, en los malos testimonios de algunos hermanos, que manifiestan adiciones incompatibles con el ministerio, el manejo de los aranceles, etc.

Evidentemente esto no basta para crear un nuevo rostro de Iglesia, en que todos los feligreses sean debidamente atendidos y tomados en cuenta en el quehacer eclesial, a la luz de la Palabra de Dios. Para eso se necesitan cambios estructurales más profundos, que rebasan nuestras posibilidades concretas. De todos modos, en este momento y dadas las condiciones actuales en que nos encontramos, algo podemos hacer en esta línea y esto es lo que la comunidad cristiana espera con ansia de nosotros.

 

Encubrimientos

Ya es tiempo de acabar con ciertos rezagos clasistas del pasado, en que la casta sacerdotal parecía intocable, no obstante cualquier abuso que pudiera cometer en perjuicio de la comunidad cristiana. Ya en la sociedad existe una nueva sensibilidad al respecto, que no permite quedar indiferentes ante ciertos atropellos de parte de los que tendrían que dar ejemplo de equilibrio, ecuanimidad y justicia.

En la práctica, ¿qué pasa cuando un cura se porta mal y el pueblo se queja ante la autoridad competente? Que se le cambia de lugar, para que siga con lo mismo con otra gente. Así que, por lo general, para proteger a un cura desequilibrado, se sacrifican a enteras comunidades cristianas. En estos casos ¿por qué no se le suspende de una vez, hasta que no se rehabilite mediante un oportuno tratamiento y esté en condiciones de volver a asumir el cargo que le corresponde?

Que no se vaya a repetir el caso de los curas pederastas, que tanto daño han causado a la credibilidad de nuestra institución. Tenemos que convencernos de que toda paciencia tiene un límite y, al volverse insostenibles, en cualquier momento ciertas situaciones pueden explotar, con grave perjuicio de toda la comunidad cristiana.

 

Amenazas y castigos

Para que esto no suceda, a veces se acude a las amenazas: “Si me salgo de la parroquia, se van a quedar sin nada”; “Si no me obedecen, los voy a excomulgar”, a sabiendas de que no tienen ningún derecho para hacerlo y sin tener en cuenta si lo que piden los feligreses es algo correcto o incorrecto. Una prueba evidente de abuso de autoridad, que no admite razones: o rendición incondicional o castigo. Situaciones de otros tiempos, que aún persisten en algunos ambientes eclesiales y que es urgente desterrar una vez por todas como una muestra tangible de conversión de parte de la institución.

Y cuando ya se da el caso, se aplica el castigo: parroquias o pueblos sin atención pastoral durante algún tiempo como escarmiento por haberse rehusado a cumplir con los caprichos del señor cura. ¿Hasta cuándo?, me pregunto.

 

Católicos desprotegidos

Es un hecho que, con relación a la realidad eclesial, actualmente existen puntos de vista totalmente diferentes, según se vean las cosas desde la azotea o desde la calle. Los que miran las cosas desde la azotea, las ven muy esfumadas, todo color de rosa, que no compromete en nada. Con facilidad hablan de tolerancia, respeto y amor para con todos, como si viviéramos en el país de las maravillas.

Al contrario, los que miran las cosas desde la calle, las ven muy diferentes: constantes cuestionamientos de parte de la competencia, humillaciones y extrema inseguridad de parte del católico. Muchos, en la misma familia y entre los mismos parientes y compañeros de trabajo, cuentan con gente que ya se cambió de religión y no deja de molestar a cada rato con el pretexto de las imágenes, el bautismo de los niños y tantas cosas más.

Ante esta situación, me pregunto: “¿Qué nos está pasando? ¿Acaso no nos damos cuenta de que nuestros feligreses se encuentran totalmente desprotegidos ante los ataques sistemáticos y capilares de los grupos proselitistas, cuyos miembros a veces se encuentran en la propia familia? ¿Cómo es posible tratar de resolver el problema, aconsejándoles que simplemente no les hagan caso, les cierren la puerta o les hablen del amor de Dios? ¿Por qué no hacer todo lo posible por ayudar a nuestra gente a prepararse adecuadamente para poder vivir su fe con dignidad y sin zozobras en un mundo plural y tan conflictivo como el nuestro? ¿Acaso nuestros feligreses no tienen derecho a recibir una orientación precisa de parte de sus pastores, cuando la duda los atrapa y ya no saben qué hacer? ¿Es tan difícil darse cuenta de que la receta ecuménica no siempre es adecuada para enfrentar la problemática actual? ¿Por qué tanta fobia hacia la apologética, considerada como cosa del pasado?”

En realidad, nunca como ahora la apologética ha sido tan urgente y necesaria. De hecho, nunca como ahora el pueblo católico se ha encontrado tan cuestionado y atacado de parte de los que tienen otras creencias. Y nosotros, bien campantes con nuestro malentendido ecumenismo, abandonando a su suerte a nuestra gente y dejando cancha libre al lobo feroz. En lugar de buscar a la oveja perdida (Lc 15, 4-6) y fortalecer a la débil (Ez 34, 4), preferimos hablar de libertad (que cada una es libre de ir adonde quiera) y convencerlas de que en fin de cuentas el lobo no es tan malo como lo pintan y que en el fondo se trata de otro tipo de pastor (Cf. Jn 10. 10ss).

Pretendemos tapar el sol con un dedo, tratando de liquidar con pretextos ingenuos un problema demasiado grave, como si nuestros feligreses fueran tan torpes que no se dieran cuenta de que están siendo abandonados por sus pastores, que, en lugar de velar por el bien del rebaño (1Pe 5, 1ss; 2Pe 2, 1ss), están preocupados por quedar bien con todos y no meterse en problemas.

 

Pecado contra el Espíritu Santo

A veces me pregunto si no estamos pecando contra el Espíritu Santo. En realidad, ¿en qué consiste el pecado contra el Espíritu Santo? En encerrarse en uno mismo y rechazar toda evidencia en contra de la propia manera de actuar, pase lo que pase. El pecado que cometieron los “sabios y entendidos” del tiempo de Jesús, que, no obstante todos los “signos”, se resistieron hasta el final, con tal de no dar su brazo a torcer, causando el más grande desastre para su pueblo.

En nuestro caso, ¿qué estamos esperando para cambiar de rumbo? ¿Que primero toquemos fondo, permitiendo que poco a poco vayan desapareciendo por completo nuestras masas católicas, fagocitadas por la competencia? Mientras tantos, nos aprovechamos de ellas, dándoles comida chatarra y sacándoles lo necesario para los frijolitos y algo más.

 

¿Basta con el mandato?

Para despertar de este sueño (¿o pesadilla?), en que vivimos, tenemos la grande oportunidad de la “Misión Continental”. A condición de que la tomemos en serio y no limitemos nuestra participación a conferir el “mandato” a los laicos que se van a comprometer en ella, descargando sobre ellos toda responsabilidad al respecto.

Si queremos hacer las cosas en serio, no nos queda que imitar el ejemplo de Jesús, el misionero del Padre, que primero formó a sus discípulos, conviviendo con ellos (Mc 3, 14), y después los envió a evangelizar el mundo entero (Mc 16, 15), bien entrenados y con instrucciones bien precisas (Mt 10, 5ss; Lc 10, 2ss), imitando su ejemplo. (Ver “Listos para la Gran Misión”, un folleto que acabo de escribir acerca de la Misión Continental).

O todo se vuelve rutina y pura pantalla, sin una verdadera incidencia en la vida eclesial. Como en el pasado ya sucedió en distintas ocasiones.

 

Cambios urgentes

Además, si queremos arrancar con la Misión Continental bajo los mejores auspicios, considero de suma importancia poner en práctica de inmediato estas tres sugerencias:

  1. Desligar de toda tarea material (rifas, kermeses, tamales, etc.) a los laicos comprometidos con la evangelización. Que los demás se encarguen de este aspecto, no olvidando la recomendación de Jesús: “Que los muertos sepulten a sus muertos. Tú ve a anunciar el Reino de Dios” (Lc 9, 60).
  2. Desterrar de una vez de nuestros ambientes la mala costumbre, aún vigente en algún lugar, de buscar fondos económicos organizando fiestas con baile y borrachera. Que la autoridad competente intervenga con todo el peso de la ley para que esto no se vuelva a repetir por ninguna razón, tratando de no dar a nadie motivo para desacreditar nuestro ministerio.
  3. Que por lo menos el sacramento de la Confirmación administrado por el Obispo, se celebre en un clima de espiritualidad; es decir, durante un retiro espiritual. Que se delegue a algún presbítero para que administre este sacramento a los que quieren seguir con la costumbre actual de administrarlo en la fiesta patronal, caracterizada por la superficialidad y la dispersión.

 

Conclusión

Sin duda, y con toda razón, no faltará alguien entre ustedes que, al leer esta Carta Abierta, se sentirá molesto, convencido de estar haciendo todo lo que puede en orden a la Misión Continental. En este caso, no se preocupe. Siga adelante, sin desmayar. Posiblemente encontrará algún detalle que lo pueda ayudar a mejorar las cosas. Qué lo aproveche.

Para los demás, ciertamente estas sugerencias les podrán resultar de suma importancia, para el éxito de la Misión Continental. Sepan que cuentan con un recuerdo especial en mis oraciones, para que su compromiso misionero se vaya fortaleciendo cada día más por la acción del Espíritu y consiga frutos siempre más abundantes.

Unidos en la oración y en el mismo ideal misionero.

 

Tapachula, Chis., a 18 de enero de 2010.

 

Atentamente,

 

 

 

______________________________________

P. Flaviano Amatulli Valente, fmap

Hacia la creación de nuevas estructuras pastorales

Hacia la creación

de nuevas estructuras pastorales

Recensión del folleto

«Extracto del Documento de Aparecida».

«Extracto del Documento de Aparecida» es uno de los más reciente libros escritos por el P. Amatulli y es extremadamente cuestionante pues, aunque reconoce la relevancia y la novedad del Documento de Aparecida, lo acertado de su punto de partida (su insistencia en formar discípulos y misioneros de Cristo) y la pertinencia del llamado a la Misión Continental, señala su falla de origen: el Documento de Aparecida se centra y parte sobre todo de la realidad social y no examina con detenimiento la compleja realidad eclesial; más aún, el Documento en cuestión ofrece una realidad eclesial maquillada, para decirlo en una de las frases más polémicas y certeras utilizadas por el P. Amatulli.

En efecto, el Documento de Aparecida es muy incisivo cuando examina la compleja realidad socio-económica y política, en la que están inmersos los discípulos de Cristo, pero la falta esa garra cuando habla de la realidad eclesial, que presenta en forma idílica. Recuerda esos documentos y discursos gubernamentales que, cuando uno los escucha, inmediatamente piensa: “¿De qué país está hablando el presidente de la República?”.

Parece que se da más importancia a un eventual pacto de no agresión entre las distintas tendencias presentes en el Episcopado de América Latina y el Caribe, que a un esfuerzo sincero por conocer la realidad eclesial en que viven los católicos de nuestro Continente, para responder a sus desafíos pastorales. Hasta la así llamada teología de la liberación dejó su huella en el documento conclusivo, como signo de apertura a todas las líneas pastorales y tendencias de pensamiento.

Pues bien, el P. Amatulli toma como punto de partida el éxodo masivo de católicos hacia las más variadas propuestas religiosas y hacia el indiferentismo religioso como una clave fundamental para examinar la realidad eclesial, no sólo por el creciente avance de estas tendencias en la sociedad contemporánea, sino por lo que revela acerca de la situación de la Iglesia católica en general.

Hoy que hablamos tanto de los signos de los tiempos, que hay que examinar a la luz del Evangelio y de la actividad pastoral de la Iglesia, no hemos tomado en cuenta uno de los signos más relevantes y reveladores: millones de católicos han abandonado la Iglesia y un alto porcentaje de los que permanecen en ella viven al margen de la institución eclesial.

Esto nos revela que la actividad de la Iglesia ha sido sumamente deficiente, pues sólo atiende a un reducido número de su feligresía; la catequesis parece más una escuela de desertores que una actividad que forme discípulos de Cristo; la escasez de ministros ordenados y de catequistas laicos competentes es preocupante; las suspicacias sobre la administración de los dineros de la Iglesia; el clericalismo que campea en las relaciones entre los pastores de la Iglesia y los fieles es endémico y se traduce en autoritarismo e imposición, que provoca profundos malestares en la feligresía.

El folleto resulta sumamente útil, porque nos ofrece líneas de acción pastoral para que podamos atender debidamente al pueblo de Dios.